Amor verdadero

|

Me consigo un amigo en la calle y después de muchos años sin vernos. Como siempre salen a relucir la barriga grande, la calvicie, los años, las canas y toda la parafernalia que conlleva la vejez y vista siempre por alguien que olvida todo lo que critica lo que tiene encima.

Nunca uno cree que la gente, pase tantos años sin verse y que las cosas màs simples manen como manantial. Quizá habrá que echarle carburo para que maduren, o serà tal vez esa manìa de creerse viejos verdes o pavosaurios que no enfrentan la edad con madurez.


Pero, siempre también salen a relucir los amores, la relación de parejas, y uno queda estupefacto con aquellos juramentos de amor verdadero que mi amigo y su esposa se hacían, una metedera de mano en todas partes y un besuqueo perpetuo.

Ahora, me pregunto el por qué en el amor esos juramentos son como el viento, será cierto que nadie se baña en un río dos veces. Por què tatuarse la piel con el nombre del amor eterno y cuando se disipa la fantasía, queda, no solo en los militares sino hasta en mujeres que nunca se tatuaron y quedaron estigmatizadas con amores cuya voluptuosidad se evaporó en el amor de un día.

Me gusta esta banalidad, elucubrar pendejadas para que la gente se distraiga; hablar sobre el amor como un sentimiento sin sentido cerebral, he allí la belleza.

Me gustaría saber de miles de parejas que en verdad se hayan amado y que sus juramentos eternos hayan sido reales. Que esa química corpórea, fascinante, si está plena de tabúes, mejor, porque nunca nos preguntamos en que consiste la atracción, esa maravillosa manera de enamorarse, unas veces de una belleza singular otras con una fealdad que espanta; sin embargo, allí reside el amor, ese amor que fantásticamente pasa a morar en el regazo espiritual ad eternum.

Si aún existen personas como yo que expresan amor, más no estamos jurando a troche y moche la perennidad, yo les digo: Benditas sean. Si no existen, entonces en la vida están perdiendo el tiempo; quien no tenga la posibilidad o las ganas del arrebato amoroso hasta el último aliento, simplemente está en un abismo abisal, valga la redundancia. Si no somos capaces de amar y ser amados, entonces como solidarizarnos con otros, como reflejamos una política dada, la filosofía, hasta hacer un spot publicitario reside un eco del amor.

En nuestro mundo, donde el hedonismo es muy importante y dejamos en una celada al amor, no cabe sino, sigue con tu consumismo, acaba con el mundo, no siembres una planta, no eduques a tus hijos bajo la enseña del amor; simplemente abòcate a sentir el placer frío de un orgasmo comprado y cuando sientas la tristeza que generará tu orgasmo, entonces buscaràs el amor que te enseñe a crear, crecer y madurar; mientras tanto perdamos el tiempo en la ambigüedad, en la superficialidad de la vida.

Fuente: Francisco Suàrez

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.