Sentir Visionario

|

Date un pellizco y conocerás el dolor del amigo. Proverbio japonés.

Carlos Castañeda en su extraordinaria obra Las enseñanzas de Don Juan. Especialmente en su prefacio nos recuerda: La antropología nos ha enseñado que el mundo se encuentra definido de manera diferente en diferentes lugares… Los mismos presupuestos metafísicos difieren; el espacio no se conforma con la geometría euclidiana, el tiempo no forma un flujo continuo y unirideccional, la casualidad no se conforma con la lógica aristotélica, el hombre no se diferencia de lo humano ni la vida de la muerte…

La gran importancia de entrar en mundos diferentes del nuestro… reside en que la experiencia visionaria nos conduce a comprender que nuestro propio mundo es también una construcción cultural.

El extraordinario Aldous Huxley, al referirse al valor de la experiencia visionaria, señala que es absoluto, es decir, es una manifestación simultánea de lo verdadero y lo hermosos, de la belleza intensa y de la realidad intensa. Después de todo. el bien, la verdad y la belleza, son valores absolutos, de aquí que la experiencia visionaria se considera de un valor absoluto y de gran significado que invita a que la logremos aunque su precio sea alto.

Para ello, le sugerimos estar atento a sus detestellos, adentrarse en su viaje interno, ayudándose con su propia luz, y explorar esas dimensiones por ejemplo, que dejo de niño, en ese sueño diurno que muchos quieren llamar quizás a la realidad de nuestra conciencia; probablemente en cada peldaño que sube en sus ascenso se encuentran con niveles que lo invitan a quedarse un tiempo para captarlo en toda su esencia, en su implosión y fundirse con él en ese instante en que usted penetra.

Lo invitamos a observar a esos niños, especialmente los pequeños y aún los bebes cuando están en ese estadio y se pregunta ¿qué es lo que ellos realmente ven? o simplemente, los sorprende cuando regresan después de haber permanecido en un mundo que estaba pletórico de gloria y con la frescura de esa brizna que nos proporcionan los sueños y no nos sorprenda verlos, sentirlos tristes al regresar a nuestro mundo gris, caníbal de sentimientos, drogadicto de formas, fama y poder ; preñado de odio, egoísmo, marcado con el complejo de la destrucción, de la guerra, de la desarmonía, sí a este mundo en donde vivimos y actuamos, por dando pasamos todos con nuestra ráfaga de vida que se nos ha dado. Posiblemente, su sentir visionario se manifiesta en ese estadio de serenidad de estar y no estar entre dos mundos.

Aproveche esta vida que se le ha dado, que es finita en lo físico, no desperdicie la oportunidad de crecer de encontrar las respuestas precisas del por qué está. Por que se ha manifestado con esta forma. Trate de encontrar y experimentar su verdadera visión, libérese del condicionamiento del aprendizaje impuesto, repetitivo, el académico tradicional, ortodoxo y déjese llevar por esa luz que mora en usted y que espera que la utilice, que es su verdadero contacto para iluminar su verdadera senda dentro de asesta conciencia cósmica.

No olvide las palabras de Alexander pope, cuando dijo: Los tontos andan presurosos donde los ángeles temen pisar. Piénselo antes de emprender ese viaje medite sobre lo que aporta Romayne Wheeler, el visionario vislumbra el sentido escondido atrás de la materia. Es testigo de la metamorfosis del todo. Es capaz de sentirlo todo, aunque le duela y le cause el llanto. Pero también es un bailarín cuyo espíritu puede levitar en el espacio de tanta euforia y júbilo. Solo después que inicio la apertura de Mi Tercer Ojo comencé a valorar y apreciar el sentido de cada cruce y cada encuentro.

Mi sapiencia interior acara el mensaje que cada cual me da. Anteriormente muchas personas pasaban a mi lado inadvertidas, ahora me doy cuenta que encuentro muchos en el trecho de mi camino que tienen algo urgente que avisarme, o explicar, justo en el instante cuando es mas necesario.

A veces me traen una bendición sin pronunciar ninguna palabra, así desperté a una vida más excitante y completa. Ninguna cuerda vibra en el universo que no vibre también en mí. Al sentir su vibración soy parte del follaje del gran Árbol de la Vida. Todos somos uno. y determine su alcance y lo que ello le puede favorecer en este corto tránsito de un universo de formas e ilusiones.

Fuente: Carlos Mora Vanegas

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.