La razón sirve para cualquier cosa menos para creer

|

A cualquier argumento o silogismo racional sobre la inadmisibilidad de dogmas, milagros y supercherías crédulas podría responder cualquier crédulo pensante, como de hecho hemos oído infinidad de veces, con otro argumento, simple por demás:

Hay hechos que no se explican por causas naturales. Si no se conocen sus causas naturales, se han de explicar por otras, porque nada de lo que es, existe sin causa suficiente, de lo que se deduce que éstas han de ser causas sobrenaturales.


Esto no es sino una grosería de racionalismo barato. Ninguna de las premisas del silogismo se sostiene.

Primero porque todo lo que sucede, si sucede, “es natural que suceda”.

Segundo, las causas que no se conocen no dejan por eso de ser causas: son causas “no conocidas todavía”.

Tercero, porque a los argumentadores crédulos no les interesa investigar causas, sean conocidas o no conocidas. De ese modo subliman, sobrenaturalizan el asunto y deducen, porque sí, una “Primera”, Dios.

Sin embargo, muchos de ellos, por "pensantes" o por remordimiento intelectual, han visto que esa vía se tambalea y abandonan "motu proprio" las deducciones racionales.

Remiten entonces no a causas sino a significados; no a argumentaciones sino a vivencias. Se suele citar, quizá como argumento de autoridad, la conocida frase de Pascal: "Hay razones...". Hay que leer más del diletante Pascal para ver cómo en sus "Pensamientos" pone a la razón en su lugar, el lugar más sublime del hombre.

Pero, siguiendo el discurso, aquí viene su grosería intelectual: por más que pastoralistas o jerarquía pensante dejen de apelar a razonamientos y centren su apologética en la vivencia, sí lo hacen en la “praxis” o cuando de “certificar” milagros se trata.

E insisten: Tal suceso --siempre es una curación, lo cual es sintomático-- no tiene explicación “lógica”, no responde a causas naturales, es lógico pensar que se deba a causas sobrenaturales.

Y comienzan procesos (todo tan racional)y amontonan papeles y revuelven legajos y certifican y sellan y hasta instituyen, hoy desaparecidos, "abogados del diablo"...

Todo tan burocrático y, por lo mismo, racional.

Y el tinglado se mantiene, por ejemplo el de Lourdes .

Fuente: Periodista Digital

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.