La mentira: tu peor estrategia a la hora de la conquista

|

Esa persona que te gusta y con quien has hecho la primera cita, ¿Qué pensará de ti? ¿Le gustarás tú también? ¿Cuánto de tí cambiarías para tener éxito?

Las armas del amor
Es bien conocida la frase la primera impresión es la que cuenta. Con ese pensamiento vamos la mayoría de las veces a nuestra primera cita con esa persona a quien quisiéramos conquistar.

Dicen también que en el amor, como en la guerra, cualquier arma es permitida. Pero, ¿hasta dónde es razonable forzar la imagen de nosotros mismos? Esto resulta muy extraño ya que, a la vez, nos esforzamos por descubrir en el otro la verdad que se esconde bajo ese traje encantado que suele usarse al comienzo de una relación. Quizá no importe mucho si se trata de una cita aislada. Pero, ¿piensas en esa persona hacia el futuro, como una pareja duradera?


Entonces no será conveniente excederse en esa auto-propaganda. No sea que estés creando un producto mentiroso, difícil de sostener el mercado del amor.

No todo es lo que parece
Claro que cualquiera agregará algunos puntos extra a su imagen en los primeros encuentros! Como Fernanda, quien siempre se lamentó de contar con poco busto. Su primer encuentro con Gustavo, quien hoy es su marido, fue en la playa. "Compré un sostén más grande que mi talla y puse tantos suplementos como pude esconder dentro de él" relata Fernanda. Años más tarde, ¡qué vergüenza! Gustavo me confesó que lo había notado todo.

Claro que el detalle del busto no era para él lo más importante, pero bien hubiera podido arruinar aquel comienzo. ¿Ves cuán peligroso es el engaño?

Se engañaba a sí misma
Son nuestras propias inseguridades las que hacen que construyamos una pose. Un personaje, al cual le ponemos todas las cualidades que echamos de menos en nosotros mismos.

Pero, ¿puede esto funcionar? "Había soñado tanto con esa noche, que estaba dispuesta a hacer lo que fuera por conquistarlo" nos cuenta Silvana. "Siempre he sido muy tímida, y me cuesta el acercamiento cuando no tengo confianza. Pero pensaba que a él le gustaban las chicas sin prejuicios y capaces de todo en la primera noche. Me vestí muy sexy y atrevida.

Me mostré provocativa y sin tapujos. Y sabes qué? Lo arruiné todo. Debo haberme visto ridícula en esa situación. Después supe que él va despacio y le gusta tomar la iniciativa"

Fuente: Tu Discovery.com

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.