La tecnología espacial privada toma impulso

|

Durante las próximas semanas la administración de Obama decidirá el futuro de la aviación espacial humana de los Estados Unidos. Un informe resumen elaborado por el comité encargado de revisar los planes actuales de la NASA y ofrecer recomendaciones sugiere la utilización del sector comercial para las misiones sin tripulación, o quizá con tripulación, como forma de reducir los costes del gobierno. Franklin Chang Diaz, antiguo astronauta de la NASA y fundador y presidente de Ad Astra Rocket Company, está de acuerdo con esta afirmación.

Diaz participó como conferenciante en la Cumbre sobre Inversión Espacial la semana pasada. Su compañía—surgida a partir de su trabajo en la NASA—está desarrollando un sistema de propulsión denominado cohete de magnetoplasma de impulso específico variable (VASIMR) para reemplazar a los sistemas químicos tradicionales, que son menos apropiados para las misiones al espacio profundo a Marte y más allá. La semana pasada, un prototipo del motor VASIMR, el VX-200, consiguió un objetivo significativo: 200 kilovatios de potencia, la cantidad necesaria para que la compañía empiece a desarrollar su versión de vuelo, que se espera esté lista en 2013.


Technology Review charló con Diaz durante la cumbre.

Technology Review: Durante su charla de hoy, afirmó que la “NASA es una víctima de su propio éxito,” y que ahora es el momento adecuado para el sector privado. ¿Podría hablarnos un poco más acerca de esto?

Franklin Chang Diaz: La agencia realmente consiguió transformar al mundo en el espacio con los aterrizajes en la luna, pero el mundo siguió cambiando y la NASA no lo hizo. La NASA siguió estancada en los días gloriosos del pasado, y aunque han pasado 40 años la NASA sigue siendo la misma NASA que era durante los años 60. Y no lo digo como algo negativo. Lo que se llevó a cabo fue maravilloso, y a la gente le fascinó completamente. Sin embargo se ha generado una nueva oportunidad puesto que la fascinación de la NASA con su propio pasado ha creado un hueco en el presente, un agujero, que resulta perfecto para que el sector privado se instale en él.

El sector privado va a tapar el vacío existente en el acceso rápido a la órbita terrestre baja, permitiendo que la NASA sea la NASA, hacer lo que la NASA realmente está destinada a hacer, que es seguir buscando nuevas fronteras. Dejemos que le sector privado construya el campamento base ahora que nosotros sabemos cómo hacerlo, y permitamos que la NASA se vaya a conquistar la cumbre.

TR: Existen muchas compañías construyendo tecnología para el acceso a la órbita terrestre baja, sin embargo muchas de ellas aún tienen muchos años de desarrollo por delante y falta de fondos. ¿Puede el sector privado conseguir todo esto de forma realista y rápido?

FCD: Por supuesto. Los cohetes no son una nueva invención. Durante la Segunda Guerra Mundial ya se construían cohetes fiables, que después fueron perfeccionados por la NASA durante los años 50 y 60, además de en otros países. Además, la tecnología de propulsión de cohetes ha dejado de ser algo complicado. No obstante, sí necesitamos un tipo de propulsión avanzada, y esa es un área de investigación que no se ha aprovechado en absoluto; se ha hecho muy poco trabajo en ese campo, y es un área en la que tenemos que adentrarnos puesto que no vamos a poder llegar a Marte con cohetes químicos. Es una misión demasiado frágil y demasiado peligrosa para que se usen cohetes químicos.

TR: Ustedes están desarrollando un sistema de propulsión para las misiones en el espacio profundo. ¿Qué avances recientes han realizado, y qué hitos han alcanzado?

FCD: Nos estamos preparando para hacer que el motor VASIMR vuele en la Estación Espacial Internacional (EEI). Se trata de un cohete de plasma de 200 kilovatios, el cohete más potente jamás construido para volar en el espacio, y el prototipo se está poniendo a prueba en tierra en nuestras instalaciones de Houston. Durante los últimos meses hemos ido aumentando la potencia de forma gradual, y nuestro objetivo es alcanzar los 200 kilovatios, que es el nivel de potencia al que funcionará el cohete en la EEI, y hoy mismo hemos conseguido ese objetivo. En realidad hemos alcanzado los 201 kilovatios. Es un momento de mucho entusiasmo porque ocurrió justo cuando estábamos en la reunión, y me llegaban mensajes de texto continuamente.

TR: ¿Cuál es el siguiente paso en el desarrollo del motor?

FCD: El siguiente paso es construir realmente la unidad de vuelo, que estará lista para su lanzamiento en octubre de 2013. La instalaremos en la EEI y la pondremos a prueba allí. Después de que las pruebas hayan acabado, la usaremos a nivel comercial para darle nuevo empuje a la estación espacial [a una altitud mayor] y compensar el arrastre. [En la actualidad, la EEI necesita empujes periódicos para hacer que se coloque en la órbita adecuada para el trasbordador espacial o el acoplamiento del Progress.]

TR: ¿Poseen un vehículo para el sistema después del trabajo en la EEI?

FCD: Estamos discutiéndolo con SpaceX y Orbital Sciences, las dos compañías que ya poseen acceso a la estación espacial [gracias a contratos con la NASA], para que podamos desarrollar la interfaz en uno de esos vehículos. Tomaremos una decisión, seleccionando uno de entre esos dos probablemente a finales del año próximo.

TR: Hay quienes argumentan que el sector privado necesita dinero del gobierno para lograr tener éxito. ¿Cómo están administrando los fondos?

FCD: El hecho de seguir obteniendo inversiones nunca es fácil, pero nosotros lo hacemos en base a objetivos cumplidos. El que alcanzamos la semana pasada nos dará la munición necesaria para buscar más inversiones privadas. También sería estupendo poder contar con financiación gubernamental. Cuando creamos la compañía, era un experimento en cuanto a la privatización de la NASA, y la premisa era que privatizaríamos el proyecto y dejaríamos que el sector privado madurase la tecnología hasta llegar al punto en que la NASA pudiese ocuparse de ello de nuevo, y ese día ya ha llegado. Por tanto, siempre estamos a la búsqueda de un contrato con la NASA que nos permita aliviar nuestra necesidad de inversión privada.

Fuente: Technology Review

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.