Células madre en el ovario Ratones

|

MADRID.- Romper conceptos. Uno de los principales frutos de la investigación con células madre es el aporte de conocimientos biológicos que está ofreciendo a científicos de todo el mundo.
Una prueba de este hecho es el trabajo que publica la revista 'Nature Cell Biology' en el que se descubre un dato de la fisiología mamífera hasta ahora desconocido: la presencia de células madre en los ovarios.
Y va más allá, estas células son capaces de generar, tras inyectarlas en ratones hembras infértiles, óvulos que, al ser fecundados, terminaron convirtiéndose en una abundante prole de roedores.

Los manuales de biología y de medicina describen las diferencias que existen entre los ciclos de producción de gametos femeninos y masculinos.
Hasta ahora se pensaba que las hembras nacen con una dotación fija de ovogonias (las células precursoras de los óvulos, también denominados ovocitos), en torno a medio millón, que en la adolescencia y después de la acción de una serie de hormonas se activan y generan óvulos por cada ciclo menstrual.
En el varón, en cambio, la producción de espermatozoides se mantiene, a partir de la pubertad, durante toda la etapa adulta.
"Este trabajo rompe el concepto de las diferencias entre los dos sexos en la forma de producir los gametos. Las cosas no son tan simples como se creía. Estos resultados nos hacen pensar que la biología mantiene, también en los ovarios, cierta regeneración de sus células.
Es otro de los dogmas que se han roto en las últimas décadas gracias a la investigación básica", señala a elmundo.es José López Barneo, catedrático de Fisiología Médica de la Universidad de Sevilla e investigador del Hospital Virgen del Rocío de la misma ciudad.
Pero el estudio que publica 'Nature Cell Biology', realizado por investigadores de la Universidad de Shanghai (China) va más allá del hallazgo de la presencia de estas células madre adultas.
Estos científicos al extraerlas de los ovarios de ratones hembra y posteriormente inyectarlas en roedoras infértiles comprobaron que son capaces de activar la ovogénesis, es decir, la formación y maduración de óvulos.
Por este motivo, los autores las denominan como células madre precursoras de ovocitos. Además, tras ser apareadas con ratones machos, se produjo el embarazo y la posterior descendencia sana y también fértil. Gracias a los marcadores empleados, como un gen fluorescente, los investigadores pudieron comprobar que la camada provenía de esas células madre iniciales.
También comprobaron que estas células pueden obtenerse de ovarios neonatales, es decir, de roedores de cinco días de vida, y de ovarios de ratones hembra adultas.
Juan Carlos Izpisúa, director del Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona (CMRB), considera que "este hallazgo nos ayudará no sólo a entender mejor la biología del órgano reproductor femenino sino que además abre otras posibilidades dentro del campo de las células madre adultas.
No obstante, la pregunta sobre la existencia de células madre en el ovario humano queda todavía en el aire". Por su parte, Anna Veiga, directora del Banco de Líneas Celulares del CMRB y coordinadora del Registro Europeo de Células Madre Embrionarias, explica que "el trabajo nos aporta un conocimiento respecto a la categoría de estas células. Nos dice que existen y que funcionan. Ahora bien, ¿cuál será su papel en la reproducción? Esto todavía no se sabe".
¿Aplicación en humanos?
Tanto Veiga como otra investigadora del CMRB, Cristina Equizabal, valoran positivamente el trabajo de los científicos chinos aunque señalan sus dudas ante la posible su aplicación en humanos.
"Primero hay que replicar estos resultados en otros estudios. Y después habrá que ver qué pasa en humanos. En muchas ocasiones lo que ocurre en animales no se traduce en humanos.
En principio, no se me ocurren terapias [para tratar la infertilidad en mujeres], porque existen otras fórmulas actualmente mucho más simples que esta posible vía. Además, va a ser complicado saber qué pasa en ovarios de mujeres ya que no contamos con ovarios humanos para la investigación", explica Veiga.
Mucho más optimista se muestra López Barneo quien apunta a, una vez se confirme su existencia en mujeres, un posible uso terapéutico.
"En mujeres que sean infértiles porque el paso de ovogonia a ovocito sea incorrecto, se podrían extraer estas células madre, hacerlas madurar hasta óvulos y fecundarlos, en un proceso in vitro, para posteriormente implantar el embrión en su útero.
Aunque para esto primero se tendría que demostrar que ese proceso de maduración in vitro se puede llevar a cabo, claro", afirma.
En cuanto a la falta de ovarios humanos para la investigación, el científico sevillano reconoce que aunque hasta ahora a nadie le ha interesado este órgano, a partir de ahora se podría poner en la lista del consentimiento informado que se ofrece a las familias para donar los órganos de su pariente fallecido.
"Lo veo accesible en España, un país con gran tradición de donantes", apunta.
Con todas las reticencias de un trabajo sobre investigación básica, López Barneo considera que este estudio "abre un capítulo muy interesante en el campo de la fisiopatología ovárica y como posible vía futura para tratar algunos tipos de infertilidad".

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.