No son necesarias las armas

|

¡Con lo fácil que tiene el mundo hoy día acabar con el dispendio militar!

El camino para solucionar problemas, grandes pensadores lo han trazado teóricamente, pero, que se sepa, sólo uno lo ha practicado: Ghandi. Puede parecer análisis simple, pero en esencia él logro la independencia de la India con la sola oposición pacífica.

Las armas sólo consiguen victorias pasajeras, provocan guerras que nunca concluyen, generan más desastres que los que procuran atajar, empobrecen más todavía a los pueblos, postergan las soluciones que a la larga se impondrán... son la expresión más flagrante de la irracionalidad, más bien, del uso perverso de la razón para hacer prevalecer el instinto animal.


¿Disuasión, represión, venganza? ¿Para qué sirven las armas?
Cuántas veces no son sino la “sustitución” de los juguetes de la niñez! Véanse, en otro lugar de este "blog", cuando hablamos de los “mecanismos de defensa”, cómo se cumplen los dictados psicológicos del cerebro.

Insistimos más en este punto, porque, por fortuna, vivimos un tiempo en que se puede pasar de la indiferencia a la acción "suave" de erradicar todo aquello que es indigno de la razón, entre otras cosas las prácticas de manifestación pública de la credulidad.

Pueden emprenderse trámites legales que, aún perdiéndolos, supondrían un avance inicial en la lucha por la dignificación de la persona: recursos constitucionales contra la enseñanza religiosa; iniciativas judiciales contra el uso del dinero público en apoyo de grupos religiosos; recursos administrativos contra procesiones que perturban la vida ciudadana; iniciativas para prohibir espectáculos morbosos por las calles de nuestras ciudades (empalados, flagelaciones, pseudocrucifixiones, via crucis públicos, etc.)

El subterfugio del "interés turístico" es negado incluso por los mismos eclesiásticos, aunque es el único motivo para mantener procesiones de acendrada raigambre folklórica.

Nadie cree que los "Pasos de Semana Santa" acerquen a Dios, aunque el drama representado, las luminarias nocturnas, la plástica de los desfiles y el poder hipnótico de los tambores se vivan con acendrada intensidad sensiblera.

Fuente: Periodista Digital

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.