Para triunfar en los negocios, ¿hay que ser un psicópata?

|

Según un estudio de la Universidad de Surrey, los líderes son diferentes en su patología personal del resto de los seres humanos.

El estudio fue realizado y testeado según hasta dónde se pueden superponer las personalidades de managers, pacientes psiquiátricos y criminales psicóticos hospitalizados y psíquicamente enfermos.

Los resultados fueron fascinantes:


Al menos tres de once desórdenes de personalidad son comunes en managers y en criminales perturbados.

1. El primer desorden común es el histrionismo, que genera un charme superficial, no sinceridad, egocentrismo y capacidad de manipulación.

2. También se observó una alta incidencia de narcisismo: grandiosidad, falta de empatía con otros, capacidad de explotar a los demás e independencia

3. Pero en los managers se encontró un desorden más compulsivo aún, que incluye el perfeccionismo, la devoción excesiva por el trabajo, rigidez, testarudez y tendencias dictatoriales.

La mayor diferencia entre un manager exitoso y uno que no lo es y que enfrento obstáculos en su carrera es que en este último se detectó una tendencia menor a la agresión física, gestos suicidas e inestabilidad emocional.

Generalmente la habilidad mental no es una cualidad que necesariamente lleva al éxito. Debe estar combinada con excepcionales habilidades sociales, camaleonismo y maquiavelismo, que son comunes en enfermedades conocidas como desordenes de personalidad.

Por eso el resultado parece que fuera: cuanto más lejos llega una persona en su carrera laboral, más desórdenes tiene.

Otra de las cuestiones analizadas fueron las motivaciones profundas para llegar al éxito. Un tercio de los exitosos ha perdido a uno de sus padres antes de llegar a los 14 años, comparado con el 8 por ciento del resto de la población.

Otra evidencia es que la mayoría de los desórdenes de personalidad son causados por maltratos en la infancia. Cuando uno en su infancia recibe poco amor se crea un campo potencialmente fértil para un desorden, que se agrava en cuestiones de abuso infantil.

El éxito entonces vendría a ser como una compensación en el futuro. Quieren ser reconocidos por extraños porque no fueron reconocidos en la infancia, quieren ser más ricos y poderosos porque se sintieron pobres y desprotegidos en su niñez y quieren ejercer el control sobre otros porque se sintieron impotentes ante la autoridad de sus padres.

Otra ecuación entonces puede ser: cuanto más éxito tiene alguien , más sufrió en su niñez.

Este estudio seguro dará tela para cortar, pero téngalo en cuenta a la hora de querer descalificar a su superior.

Fuente: En Plenitud

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.