Se abre una espita al celibato obligatorio

|

Aunque se quiera vender como algo esperado y dentro de los cauces habituales, la constitución Anglicanorum coetibus encierra algunas novedades dignas de reseñar. La primera es que los ordinarios anglo-católicos le podrán pedir al Papa (incluso en el futuro) que permita ordenar sacerdores "a hombres casados".

Es verdad que la constitución precisa que, para conseguir el sí del Vaticano, Doctrina de la Fe examinará "caso por caso". Pero, aunque así sea y caso por caso, la decisión representa la primera dispensa oficializada del celibato para una comunidad latina desde los tiempos del Concilio de Trento.


La otra novedad reside en el hecho de que los ordinarios personales podrán ser sacerdotes casados, que serán equiparados a obispos. Por lo tanto, formarán parte de las conferencias episcopales respectivas. Es decir, que podríamos ver obispos casados en Añastro, sede de la CEE.

Los ordinarios serán elegidos por el Papa de entre una terna presentada por el "Consejo de gobierno del ordinariato", una especie de consejo presbiteral. Y eso significa otra novedad en la elección de los obispos, dado que Roma decidirá sobre la base de una terna elegida por las comunidades locales. Sin pasar por el Nuncio.

Se abre un "boquete" en la rígida disciplina del celibato obligatorio. Y se crea un precedente, imposible de tapar y de silenciar. Dios escribe recto con renglones torcidos...

Fuente: José Manuel Vidal

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.