¿Se Reactiva La Economía Global?

|

Cada vez son más y más fuertes las voces que anuncian el fin de la crisis y el comienzo de la recuperación en la economía global. ¿Son sólo buenos deseos o existen datos concretos y contundentes que avalan esta aseveración? Hasta George Soros se ha unido al grupo de los optimistas al declarar que: “Decididamente lo peor (de la crisis) ya quedó atrás”.

La fuerza de los deseos muchas veces pueden hacer realidad hasta situaciones que en la previa aparecen como poco probables. A esta fuerza la llamamos en economía la “profecía autocumplida”. En el caso concreto que nos interesa, las mayores expectativas de recuperación económica, pueden reforzar las probabilidades de que la misma tenga lugar ya que, entre otras incidencias, impactan positivamente tanto en las decisiones de consumo como de inversión de las economías.


Teniendo en mente este fenómeno, no tendría que resultar extraño que las principales economías pretendan manejar las expectativas para acelerar la recuperación económica.

Para develar el misterio de los posibles fundamentos en el optimismo acerca del fin de la crisis, el eje central es la economía estadounidense, que si bien ha comenzado a dar señales de recuperación su situación sigue siendo crítica. Sobre ello el dato de desempleo que alcanzó su mayor nivel en 25 años exhibiendo una cifra de dos dígitos en 13 estados del país (con Michigan alcanzando un desempleo del 14,1% de la PEA), es un fiel reflejo.

De todos modos, al ser el mercado laboral una especie de indicador atrasado de la evolución económica, no tenemos que prestarle demasiada atención a la hora de indagar sobre la situación de la economía. Una buena señal sobre la situación de la economía estadounidense, es el indicador adelantado de la actividad económica (que sintetiza dentro de sí a múltiples variables económicas), el cual volvió a crecer en mayo (lo hizo en un 1,2%), superando las expectativas del mercado.

También los datos de la construcción han observado una interesante recuperación en mayo, mes en el que los inicios de construcción de casas y permisos de edificación tuvieron un alza del 17,2%. Mayo también fue testigo de la recuperación de las ventas minoristas (en un 0,5%), luego de tres meses de bajas.

A los datos positivos se le suma la mejora en la confianza del consumidor estadounidense, en su mayor nivel en seis años, y en la confianza empresarial que también se comporta al alza.

Los signos de recuperación en los EEUU ilusionan a la Eurozona, cuya economía sigue penando. La producción industrial cayó en abril un 1,9% (21,6% en términos interanuales), la tasa de desempleo se ubica en el 9,2% de la PEA, el nivel más elevado en 10 años, mientras que la economía de la eurozona se redujo un 2,5% durante el primer trimestre del año. Signo de la débil demanda de la región es que durante mayo, la inflación minorista fue nula en términos interanuales. Por otra parte, las fuerzas externas de recuperación, esto es, las exportaciones han caído un 23% en los primeros cuatro meses del año. La debilidad de la demanda interna también se evidencia en una caída de otro 23% en las importaciones en el primer cuatrimestre del año.

Optimista por fundamento o por conveniencia, Jean Claude Trichet expresaba a radio Europe 1 que ve atrás a la crisis y se prepara para lo que vendrá: “Llega un momento en el que no se puede gastar más y no se puede acumular más deuda. Creo que estamos en ese momento”. Trichet es consciente de que los gobiernos y los Bancos Centrales han realizado esfuerzos extremos para superar la crisis, los cuales se deberán revertir cuanto antes, si no desean que cuando sobrevenga la recuperación económica, los mismos se transformen en factores de presión para la inflación y los precios de los activos.

Mientras Trichet comienza a ver superada la crisis, desde el BCE se siguen observando riesgos de un aumento en el impago en el mercado crediticio, que puede profundizar el deterioro económico: “No hay margen para la autocomplacencia porque los riesgos de la estabilidad financiera siguen siendo altos, especialmente porque el ciclo del crédito no ha alcanzado todavía un valle”.

Mientras el mundo quiere creer que lo peor de la crisis ya ha quedado atrás, el Banco Mundial devuelve pesimismo estimando una contracción del 2,9% en la economía mundial (luego del -1,7% de marzo), y de – 3% para los EEUU. Justin Lin, del Banco Mundial argumentaba en ABC: “La necesidad de reestructurar el sistema bancario, combinada con las restricciones que los países de altos ingresos han comenzado a imponer a las políticas expansionistas, impedirá que la recuperación de la economía mundial cobre fuerza”. Este pesimismo del BM contagió ayer a los mercados accionarios que se comportaron hacia la baja y también impactó en las monedas en donde se vio a un dólar fortalecerse frente al yen y al euro.

También la gente de la OCDE mantiene su pesimismo sobre las perspectivas económicas. En CNN Expansión, el titular de la OCDE, José Ángel Gurría, afirmaba: “Vemos un 2009 muy difícil, con un crecimiento negativo en el área OCDE. Los problemas del desempleo seguirán persistiendo”. La OCDE espera para sus economías una contracción del 4,3% en 2009 y del 0,1% en 2010.

En este desacuerdo acerca de si la economía global ha despertado de la pesadilla, los inversores han involucrado al precio del petróleo que venía observando una fuerte recuperación en el año, superando los US$ 70 el barril, gracias a las apuestas de los optimistas.

El Wall Street Journal reconocía que el petróleo había estado sometido a acciones especulativas que apostaban a una pronta recuperación de la economía: “El crudo y otros commodities han sido vehículos claves para los inversores para apostar por la recuperación de la economía”. Hace unos días, en un artículo que escribí al respecto, intenté descifrar qué fuerzas estaban impulsando al alza el precio del petróleo “Por qué sube el precio del petróleo”, y el componente especulativo que me sugería Paola, aparecía como uno de los elementos determinantes del alza mencionada. Luego de la mala jornada de ayer, desde el Wall Street Journal se ha aventurado que el precio del petróleo deberá esperar un tiempo más para su recuperación. Ayer el precio del petróleo caía hasta alcanzar los US$ 69 el barril a pesar de que se agravara la tensión entre Irán y los EEUU, al tiempo que el principal grupo miliciano de Nigeria reconocía el domingo que había atacado tras instalaciones petroleras de Royal Dutch Shell en el Delta del Níger. Probablemente, el pesimismo de ayer, no detenga las ambiciones de los especuladores que seguirán forzando al alza al precio del petróleo.

Para el profeta de esta crisis, Nouriel Roubini, ahora es más probable que la crisis dibuje una W, teniendo al petróleo como un factor determinante. Roubini confiaba a El País, sus expectativas de que las especulaciones en torno al precio del petróleo se mantendrán, lo que limitará la recuperación económica e incluso la revertirán en 2010: “El petróleo podría acercarse a los US$ 100 por barril a finales de año, lo que supondría un shock negativo para la economía”.

Recuperación económica global: ¿Ilusión o realidad? Veo algunos signos alentadores desde los EEUU. También se comienza a frenar la caída de las economías europeas y asiáticas. Mi visión es que la recuperación se está comenzando a gestar muy lentamente en un contexto de altísimo riesgo, que hace que no se pueda asegurar que la misma pueda llegar a buen puerto y no terminar revirtiéndose.

Fuente: Horacio Pozzo/Latinforme

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.