El negocio los coloca en el Purgatorio

|

Ya pasado el "día de los difuntos", seguimos pensando en ellos (aunque eso de "día de..." suena a preceptivo y antinatural). Aquí al lado tengo una foto de mis padres y esto me basta para recordar detalles de su vida, enseñanzas y hacer que perdure el afecto.

Muerto el familiar, se le organiza el preceptivo funeral. En algunos casos, por "cabo de año". Y todos los años, un día para ellos, el 2 de noviembre. Sabia elección de la fecha, en pleno otoño de la naturaleza.
Y la Iglesia reza por los difuntos. Aunque... como es consolador que en el centro de la ceremonia digan el nombre del pariente difunto y toda la asamblea lo recuerde, ¿qué son RD$150.00 para acción tan hermosa?


¿Por qué es tan grande el negocio del recuerdo? ¿Por qué perdura tanto la superstición basada en la creencia de un alma inmortal y no se impone la verdad científica?

El miedo y la angustia resultan muy rentables cuando la sumisión es voluntaria. Quizá sea más rentable que cualquier “empresa de secuestros”, que no otra cosa es la expropiación del recuerdo sino un "secuestro" de voluntades voluntarias.

La rentabilidad es neta y por descontado no tiene hacienda, policía ni jueces detrás.

Por el hecho de que ahora, en vida, "se tiene que salvar" y luego, tras la muerte, "hay que sacarlo del purgatorio", todo creyente es productivo para las religiones, "antes" y "después", vivo y muerto.

¿Y cómo saben que está en el purgatorio?. Primero por deducción; luego por interés y siempre “por si acaso”. Dan por supuesto, deducen, que el difunto está necesariamente en el Purgatorio: por ser familiar querido no puede estar en el Infierno (¿quién se atrevería a decir a los familiares que tal familiar, asesino, ladrón, pederasta, estafador... está en el Infierno?). Pero dado que lo conocían, saben que tampoco puede estar en el cielo. “Ergo...” A rezar por él repican.

Maravillas de conjuntar superstición con sentido de la racionalidad: si está en el Infierno, ¿para qué malgastar rezos inútiles? Si ya goza de la presencia de Dios, ¿qué añade a tal inmenso gozo una oración de los mortales?.

Sólo el hecho de que el recuerdo de un muerto pueda ser fuente de dinero para otros, ya debería hacer recapacitar a cualquier persona creyente. Pero estos creyentes crédulos están cautivos del recuerdo.

Ojo, también de las costumbres sociales.

Fuente: Periodista Digital

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.