Fobias: Los miedos incontrolables

|

El padecimiento de fobias, es decir, de miedos o temores extremos provocados por un objeto o situación, es uno de los trastornos de índole psicológico más recurrentes entre la población mundial.

En la mayoría de los casos pueden manifestarse desde una edad muy temprana y puede afectar gravemente a su vida diaria. A pesar de que los fóbicos, en cierto modo, se acostumbran a vivir con su enfermedad, existen tratamientos que les permiten sobrellevarlas.

¿QUE SON LAS FOBIAS?


Son, básicamente, miedos, rechazos o temores, generalmente manifiestos en forma extrema, que sufre una persona ante un determinado estímulo. Las fobias no son innatas ni hereditarias, son conductas que el individuo incorpora, se aprenden del entorno en el que se desenvuelve. Si bien, algunas veces, las personas tienen real conciencia de que su temor es desmedido, no pueden evitar que ese miedo se manifieste, aunque sepan que el causante de la situación no representa una amenaza.

¿QUÉ TIPOS DE FOBIA EXISTEN?
Según el manual estadounidense de diagnóstico de los trastornos mentales (DSM-IV) las fobias pueden ser clasificadas en varias categorías, ya que el espectro que cubren es muy amplio. Las fobias de tipo situacional (viajar en transportes públicos, ascensores, asistir a espectáculos públicos, etc.), son el ejemplo más frecuente dentro del padecimiento de las fobias. Otras muy comunes son las que responden a una tipología ambiental. En este caso las personas se ven paralizadas por circunstancias climáticas o relacionadas con el medio.

Las tormentas eléctricas, los vientos y hasta el agua son, en este caso, los causantes de los temores. Las de tipo animal, orientadas a seres vivos o insectos, suelen ser comunes. En este caso, los estudios psicológicos han determinado que lo que provoca el pánico es el miedo al propio miedo que saben que van a experimentar si se encuentran con el animal temido.

También existen otras fobias, como las relacionadas con la sangre e intervenciones quirúrgicas y otras que, directamente, escapan a cualquier clasificación previa, como el miedo a algún tipo de vegetales, a los payasos o a los vómitos, por nombrar algunas.

¿CUÁNDO Y CÓMO SE MANIFIESTAN?
Hay algo que sitúa a todas las fobias en un estatus común: la gran mayoría se manifiestan en la infancia. Es ahí cuando las personas comienzan a desarrollar sus temores que, en muchos casos, les acompañaran durante toda la etapa adulta. Los pequeños las manifiestan a través de abrazos temerosos, llantos injustificados o berrinches sin causa aparente. Cabe destacar también que el sexo femenino es el más proclive a padecerlas, según dictan las estadísticas.

A pesar de ser la niñez el punto de partida, la mayoría de las situaciones van agravándose a través del tiempo y profundizándose con el crecimiento. Siempre y cuando no se consulte con un especialista que pueda tratar ese temor interno provocado por un agente externo.

¿CÓMO TRATARLAS?
Las fobias pueden tratarse de diversos métodos. Lo importante para iniciar un tratamiento es que la persona asuma que padece una enfermedad y que ésta no le permite desenvolverse con normalidad en su vida cotidiana.

En ese caso, puede recurrir a un especialista para que aborde alguno de los tipos de tratamientos que existen para contrarrestar el mal. Dentro de estos, uno de los más comunes –y de mayor efectividad- suele ser la "terapia de exposición". Gradualmente, el paciente se va enfrentando al objeto o situación que le produce temor, hasta empezar a tolerarlo poco a poco. También la "desensibilización temática" –similar a la terapia de exposición pero mediante el uso de la imaginación- o la "terapia cognitiva" –se le brinda información suficiente sobre su miedo al paciente para que comprenda que su temor es interno- suelen ser de uso corriente.

Últimamente, un novedoso tratamiento conocido como "realidad virtual" está siendo utilizado para el tratamiento fóbico. Mediante un ordenador, que emula la situación que pone en jaque la estabilidad emocional del paciente, se expone a la persona para que pueda enfrentar de un modo mucho menos drástico su temor. También técnicas de relajación y respiración pueden ser de suma utilidad para aliviar los sintomas de esta enfermedad.

ALGUNOS CASOS RENOMBRADOS
Las fobias no conocen clases sociales ni distinciones de sexo, raza, religión o nacionalidad. Tal es el caso de muchísimas personalidades históricamente reconocidas que padecían de esta enfermedad. Brad Pitt tiene un temor desmedido por los tiburones; Michael Jackson siempre se cubre su rostro con una mascarilla por su miedo a los gérmenes; el director de cine Stanley Kubrick, Sylvester Stallone, Bruce Willis o la cantante de soul Aretha Franklin padecen o padecieron de aerofobia, es decir, miedo a volar. O

tro de los casos frecuentes entre famosos es el de la fobia social, que les impide estar en acontecimientos públicos. En este caso, quienes padecen este tipo de temor, no pueden controlar esa sensación y terminan abatidos por ataques de pánico. Los escritores Jorge Luis Borges y Juan Ramón Jiménez han padecido esta tipología fóbica.

Fuente: Carlos Cabezas López

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.