Plenitud En La Vejez

|

De ello se derivan paulatinamente la frustración, la soledad, el sentirse perdido, sin apoyo y la sensación de no tener un hogar. El resultado de un comportamiento semejante es el ser viejo y decrépito, la resignación, la depresión y la amargura.

¡Cuan hermosa puede ser la vejez si en sus años de juventud, o a más tardar hacia la mitad de su vida, una persona se ocupa de la vida interna! Entonces en su vejez su vida será plena, por medio de la fuerza del espíritu eternamente joven, del Espíritu de Dios.


Las personas que han tomado en sus manos las riendas de su vida nunca se sentirás sin hogar. Saben que están acogidas y son conscientes del camino hacia la vida después de la vida. Las personas que van por el camino de la interiorización se vuelven más sosegadas y serenas.

Las personas de edad se liberan de los apremios y deseos externos. Miran hacia el interior, al Espíritu eterno, que vive en el alma de cada persona, siendo conscientes de la vida que perdura eternamente.

Quien no tenga miedo de la vida después de la vida, se sentirá intemporal y en su alma eternamente joven.

Fuente: Vida Universal

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.