¿Saltará la tecnología 3-D desde la sala de cine a nuestra sala de estar?

|

Los fabricantes de televisiones y productores de contenidos empezaron el año apostando fuertemente por la televisión en 3-D, con la esperanza de subirse a la ola de éxito de la película en 3-D Avatar. Aunque el 3-D sin gafas aún está lejos, los fabricantes esperan poder animar a los consumidores con una gama de productos que sacan el mayor partido de las dificultades que surgen al llevar contenidos 3-D a la pequeña pantalla.

La producción de una televisión en 3-D que no requiera el uso de gafas es “poco práctico de aquí a un futuro próximo,” afirma Peter Fannon, vicepresidente de asuntos corporativos y de gobierno de Panasonic.


Las demos de la tecnología de televisión 3-D sin gafas aún no han logrado convertirse en productos reales. Hace dos años, Mitsubishi llamó la atención de todo el mundo al mostrar sus investigaciones dentro del campo de la tecnología 3-D sin gafas, aunque la compañía no posee ningún producto basado en ese trabajo.

Fannon afirma que el problema principal con el 3-D sin gafas es que aumentaría significativamente los costes de producción. La mayoría de las pantallas de TV sin gafas utilizan lentes lenticulares, que proporcionan luz a distintos ángulos—por lo que el ojo es alcanzado por imágenes distintas. Este tipo de pantalla necesita que las imágenes del mismo objeto sean capturadas desde muchos ángulos distintos, obligando a los productores de contenidos a filmar y procesar la misma escena desde una docena o más de ángulos distintos al mismo tiempo. “Ese es un coste de producción que nadie se puede permitir,” afirma. Las lentes lenticulares también pueden distorsionar la imagen, y los espectadores a menudo tienen que ver la televisión desde un ángulo específico.

En vez de todo esto, las tecnologías 3-D utilizadas hoy día emplean gafas para controlar las imágenes. La tecnología más común, utilizada en las salas de proyección, está hecha por RealD, una compañía con sede en Beverly Hills, California. Esta tecnología utiliza una pantalla especial para reflejar luz polarizada en el público cuando las imágenes se proyectan sobre ella. Después las gafas filtran la luz para que las imágenes sean correctamente dirigidas a cada ojo.

RealD ha cerrado acuerdos con muchos de los principales fabricantes, incluyendo a Sony, JVC, Samsung, Toshiba, Panasonic y DirecTV, para usar su formato y distribuir contenidos 3-D a las televisiones. Sin embargo, la mayoría de las televisiones 3-D utilizan “gafas activas” para procesar los contenidos 3-D en cada ojo, al contrario que las gafas pasivas utilizadas en las salas de proyección.

Las gafas de 3-D activas utilizan baterías, y contienen lentes capaces de abrirse y cerrarse rápidamente. La pantalla de la televisión—a menudo una pantalla de LCD o plasma—funciona a doble velocidad, mostrando el doble de imágenes para que cada ojo vea una imagen continuada y de alta calidad.

Un portavoz de RealD explicó que la tecnología de pantalla especial utilizada en los cines, donde la pantalla hace la mayoría del trabajo, sería demasiado cara de trasladar a las televisiones 3-D para consumidores. Las gafas activas, por otro lado, son demasiado caras para que los cines las distribuyan en altos volúmenes, pero funcionan bien para los usuarios en el hogar.

Fannon desde Panasonic añade que las gafas polarizadas funcionan mejor en ambientes oscuros, donde las grandes pantallas cubren todo el campo de visión del espectador. Los obturadores activos son mejores para su uso en el entorno casero, afirma.

Fuente: Technology Review

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.