La Química del Amor

|

¿Qué es el Amor? Esta pregunta que pareciera tan simple, ha preocupado por siglos a escritores, poetas, religiosos y científicos. Intimidad, amor y sexo se entrelazan en un singular paquete que Eric Fromm llamó una forma de arte, que debe ser practicado, perfeccionado y al que hay que dedicarle tiempo y trabajo.

Algunos consideran que el romanticismo del amor no es más que una respuesta fisiológica necesaria para la continuidad de la especie, o la sublimación de oscuros instintos sexuales.


Es común en nuestra cultura considerar que el amor es espontáneo y natural. ¿Que hay de cierto en esto? Por lo general, una relación de pareja comienza con el “enamoramiento”. La necesidad de estar con el otro es desbordante y la intensa atracción sexual mantiene a los enamorados como si estuvieran flotando entre las nubes. Las promesas de “Siempre te amaré”, “ Nunca te dejare” son típicas en esta etapa que pareciera que nunca va terminar. Se idealiza al ser amado hasta el punto de sentir que “iríamos al fin del mundo con él ”. Pero esta etapa intoxicante, intensa, tanto en lo físico como en lo emocional, inevitablemente se termina.

Muchas parejas llegan a la consulta psicológica porque ya no sienten la pasión de los primeros tiempos y se cuestionan si esta persona que tienen al lado, es aquella con la que hicieron la promesa de pasar juntos el resto de su vida.
Las pequeñas particularidades y diferencias en el otro, que parecían tan lindas o divertidas al principio, ahora molestan y son motivo de crítica. El deseo exorbitante de hacer el amor a cualquier hora, se transformó en “ hoy me duele la cabeza”. Y esas dos ‘almas” que un día sintieron ser gemelas, se miran por primera vez como dos extraños.
Algunas parejas se separan cuando llegan a este punto en de la relación, ya que consideran “que el estado del enamoramiento” es la única forma del amor. Los científicos dirían al respecto que tales personas talvez son ‘adictas a la hormona PEA que combinada con otros químicos que estimulan al cerebro durante la etapa de ‘atracción” y “enamoramiento” produce efectos estimulantes; pero, con el tiempo, el cuerpo produce tolerancia y el efecto deja de ser el mismo y se hace necesario saltar a otra relación para encontrar nuevamente esa excitación.

Permanecer “enamorados’ implica compromiso, aceptar las idiosincrasias individuales, aprender a comunicarse y a resolver los conflictos, a celebrar las diferencias y a no verlas como obstáculos, ayudarse uno al otro y compartir sin temer ser querido.

Fuente: Silvina Belmonte
LMHC es Psicoterapeuta, Sexóloga Clínica Diplomada y Consultora Corporativa

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.