Navegando En Las Turbulencias De La Vida

|

El individuo que está programado para sentirse mediocre o incompetente para llevar a cabo la tarea, probablemente cumplirá con las bajas expectativa y producirá un trabajo de inferior calidad.
Rosembaum

Para incrementar la percepción y visualizar otros estados de conciencia menos alienante, es necesario despojarse de seguridades, vaciar la mente de ideas y pensamientos de estímulos de memorias colectivas o individuales, de afanes de victoria y fama, con la finalidad de liberarla de la carga de acondicionamientos que la enturbia automatiza y envejece en el escenario turbulento en donde se desenvuelve.


Un maestro hindú señaló: toda acción al servicios de ideas , ideologías religiosas, políticas, sociales y de éxito personal, no solamente retoma el trasfondo político acondicionado y acondicionante, las sumas y divisiones, los báculos, los mitos y los estímulos vitales centrados en el ego, sino que lo proyecta hacia la continuidad y persistencia de los mismos.

Dentro de esa turbulencia propia del hecho de ser en la manifestación de las formas dentro de la dimensión física para no verse, ni sentirse desarmónico, como producto de sus desbastadores afectos, es preciso dejar como lo indica un maestro, las ideas preconcebidas, las insignias calificantes, las armas de agresión o de defensa, los diplomas, las ambiciones de fortuna y triunfos materiales o intelectuales, se hace necesario el vacío, el repudio de las iglesias, escuelas, sectas partidos o nacionalismos y en la acción negativa, justamente.

En el no hacer nada en el orden acumulativo material o espiritual, en la actividad profunda y desinteresada, descubre el camino hacia la libertad, hacia la renovación constante de la mente, hacia la comprensión de la realidad del ser.

En este navegar turbulento son válidas las inquietudes de Juan Liscano. De que estamos en un momento culminante de crisis. Los rasgos neuróticos de la sociedad contemporánea aumentan sin cesar. Causas profundas se añaden a causas superficiales.
Hay que tener además presente, lo que comentara Armando Clavel, que se dan en las reuniones diplomáticas internacionales algunas formulaciones plenas de hipocresía, en donde cuesta mucho aprobar una clausulita de la que quizás dependen millones de personas o miles. Se regatea, se especula, se miente. Unos espían a los otros, se odian, se temen como la actual realidad de Venezuela. Ecuador, Colombia, Estados Unidos.

Lo cierto, que el mecanismo de tiempo esta en marcha.- Todos tienen sus razones, todos encuentran justificación moral para este desatino… Pero, la grandeza de la humanidad es que los monstruos se temen tanto los unos a los otros que el pánico los priva de la iniciativa.

En la turbulencia de este escenario, se da muerte sobre muerte. Como el que afronta el país- inseguridad, robos consignas, banderas, partidos políticos, discursos, intentos de golpe de Estado, autocracia, planes, campañas, austeridad, hambre, miseria, corrupción, distorsión de valores, sordas luchas por lograr y/o mantener el poder, entre otros. Caben las preguntas: ¿Dónde está el hombre? ¿Qué ha sido del hombre?¿Qué espera el hombre? ¿Qué hace ante su amenaza?¿ ¿Para quién se lucha, se mata, se muere? .

Lo cierto, que el hombre se inmola en aras del hombre, entrega su vida personal con la vista puesta en el futuro y como lo sugiere Clavel, suele morir feliz de haber aportado su sangre a la historia.

Pero no todo es negativo dentro de las turbulencias del presente, dentro de los elementos que han confluido a su eclosión hay hechos relevantes que necesitan ser mencionados, como mayores investigaciones en la medicina, tecnología, cuidado en la contaminación ambiental protección ante el calentamiento global, sostenimiento de la democracia, derechos humanos, precauciones, aprovechamiento de la competitividad a través de ofrecer mejores productos, resguardo de los derechos del niño, en la lucha contra el narcotráfico, entre otros.

Sin embargo, siguen las preguntas si en este bogar, navegar, por este planeta Tierra ¿Siempre ha se ser así?¿Siempre deberá el hombre conformarse con reaccionar antes las consecuencias de sus propios errores, por los siglos de los siglos?¿Acaso no existe ninguna probabilidad o posibilidad de penetrar en el corazón del problema a fin de escuchar su latido, a fin de comprenderlo en un nivel de inteligencia en que los hechos se encaren con un sentido nuevo, totalizador? Por qué entonces no indagar en la causa de todo ello, para evitar nuevos efectos negativos.

Por supuesto, usted lector tiene la respuesta…. Pero, no permita que las turbulencias de su entorno de ese navegar lo aprisionen, lo condicionen como ha sucedido siempre por siglo de errores. Hay que generar cambios, salirse de la esclavitud, emerger de la oscuridad y enfrentar los hechos turbulentos con suficiente y verdadera lucidez para que el tránsito por este plano sea afable, de crecimiento, de paz y constante renovación.

Fuente: Carlos Mora Vanegas
www.entorno.empresarial.com

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.