¿Eres una mujer que incomoda a los hombres?

|

No es tarea sencilla saber lo que un hombre piensa realmente cuando se trata de definir lo que una mujer provoca en ellos. Hay ciertas características femeninas que no los atraen y seguramente sirvan de ayuda para tener en cuenta si el hombre interesa.

¿Cuáles son los errores en los que fácilmente se cae sin darse cuenta?


La asfixia: si hay algo difícil de contener es el no llamarlos todo el tiempo por teléfono. Esto es algo que nada atrae a los hombres y antes de insistir o encapricharse con esta conducta, mejor tomar distancia y pensar en que esto resulta muy molesto para ellos.

Los celos: justificados o no, cuando no se controlan o se convierten en anormales es motivo de irritación constante. Aquellas que ven fantasmas donde no los hay y desconfían todo el tiempo deterioran mucho la relación y la visión masculina de la relación.

Llanto fácil: Si hay algo que los hombres valoran es la mujer segura de sí misma y que ante las dificultades o situaciones amargas puede salir adelante sin tener que ponerse a llorar. La debilidad e inseguridad no es algo que atraiga, sino que alejará sin remedio.

Infieles: Este tipo de mujeres puede resultar atractiva para pasar un tiempo, pero si se está en una relación y se espera algo serio y duradero de ella, no es la clase de mujer que les gustará tener al lado.

Soberbias: Aquellas mujeres que aparentar más de lo que son y siempre tienen respuesta para todos no caen bien. La humildad y el aceptar que equivocarse es humano es más natural y sensato a la hora de comenzar un vínculo sentimental con un hombre.

Interesadas: A ellos no les gusta las mujeres que se la pasan indagando sobre su solidez económica y no saben hablar de otra cosa sino de dinero, propiedades y números.

Invasoras: es sano mantener un espacio íntimo y al resguardo de todos. Muchos hombres se sientan ahogados cuando sus parejas todo lo quieren saber. El espacio y la libertad son dos virtudes muy necesarias.

Usar el sexo como herramienta de poder: Al hombre le cuesta separar lo emocional de lo corporal. “Ellos deberían interpretar que cuando una mujer no quiere tener relaciones sexuales en muchas ocasiones es porque subyacen problemas a otro nivel y no pueden separar una cosa de la otra. Al hombre, hacer esta división le cuesta muchísimo menos y por eso lo pueden ver como una manera de ejercer poder”, sostiene la psicóloga argentina Marcela Pelayo.

Fuente: En Plenitud

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.