Importancia de los antioxidantes

|

Un antioxidante es una molécula capaz de retardar o prevenir la oxidación de otras moléculas. La oxidación es una reacción química de transferencia de electrones de una sustancia a un agente oxidante.

Las reacciones de oxidación pueden producir radicales libres que comienzan reacciones en cadena que dañan las células.


Los antioxidantes terminan estas reacciones quitando intermedios del radical libre e inhiben otras reacciones de oxidación oxidándose ellos mismos. Debido a esto es que los antioxidantes son a menudo agentes reductores tales como tioles o polifenoles.

Los radicales libres
Son moléculas "desequilibras", con átomos que tienen un electrón en capacidad de aparearse, por lo que son muy reactivos. Estos radicales recorren nuestro organismo intentando captar un electrón de las moléculas estables, con el fin de lograr su estabilidad electroquímica y con potenciales reacciones en cadenas destructoras de nuestras células.

El tabaco, el alcohol, la polución, los medicamentos... pueden provocar una superproducción de radicales libres causantes del envejecimiento prematuro de la piel o de enfermedades como cáncer y ciertas patologías cardiovasculares.

Antioxidantes y cáncer
Muchas investigaciones ponen énfasis en llevar dietas adecuadas que sean aliados activos contra el cáncer. Estas dietas parten de enzimas y sustancias antioxidantes de determinados alimentos que son ricos en los componentes que recogemos arriba. Los mecanismos son diversos y van desde la inhibición hasta una reacción más activa del sistema inmunológico en general.

A partir de los 50 años, comenzamos a preocuparnos por nuestro envejecimiento y por las patologías que pueden asociarse con este proceso. Una dieta balanceada ha sido siempre la llave para una buena salud. Actualmente, estudios científicos están apuntando cada vez más a los potenciales beneficios para la salud, de algunos nutrientes específicos.

En los últimos años, instituciones científicas como el Research Center of Aging de USA, han conducido investigaciones sobre la Vitamina C, vitamina E y vitamina A entre otros nutrientes asociados entre sí en dosis terapéuticas. Las evidencias demuestran que asegurando una correcta ingesta de Vitamina C, E y Betacarotenos en la dieta, se reducen los riesgos de desarrollar ciertas enfermedades como cataratas, cáncer y afecciones cardio-vasculares.

Funciones antioxidantes de las vitaminas
Hoy es posible discriminar cual es la función que cada una de las vitaminas cumple en nuestro organismo; a saber:

La vitamina E: Retrasa el envejecimiento celular ocasionado por la oxidación, es decir que defiende a las células de la acción de los radicales libres oxidantes y previene enfermedades crónicas.

La vitamina C: retrasa trastornos del envejecimiento y actúa sobre el sistema inmunitario.

Betacarotenos: Actúa combinado con las vitaminas C y E para mantener el nivel de actividad de las células y cumple una función depurativa de los oxidantes en las células.

Selenio: Tiene efectos anticancerígenos, protege el corazón y elimina algunos tipos de virus.

Zinc: Refuerza el sistema inmunitario y lucha contra el envejecimiento en todas sus formas.

Magnesio: Ayuda a prevenir los trastornos cardíacos.

Coenzima Q-10: Mantiene la elasticidad de la piel y estimula las células del corazón.

Los antioxidantes se encuentran contenidos en ajo, arroz integral, café, coliflor, brócoli, jengibre, perejil, cebolla, cítricos, semolina, tomates, aceite de semilla de la vid, té, romero, entre otros muchas sustancias. También son parte importante constituyente de la leche materna

Estrés oxidativo y enfermedades
Se piensa que el estrés oxidativo contribuye al desarrollo de una amplia gama de enfermedades incluyendo la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, las patologías causadas por la diabetes, la artritis reumatoide, y neurodegeneración en enfermedades de las neuronas motoras. En muchos de estos casos, no es claro si los oxidantes desencadenan la enfermedad, o si se producen como consecuencia de esta y provocan los síntomas de la enfermedad; como alternativa plausible, una enfermedad neurodegenerativa puede resultar del transporte axonal defectuoso de las mitocondrias que realizan reacciones de oxidación.

Un caso en el cual esto encaja es en el particularmente bien comprendido papel del estrés oxidativo en las enfermedades cardiovasculares. Aquí, la oxidación de la lipoproteína de baja densidad (LDL) parece accionar el proceso del aterogénesis, que da lugar a la aterosclerosis, y finalmente a la enfermedad cardiovascular.

Fuentes: euroresidentes.com /es.wikipedia.org / zonadiet.com

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.