Detener el cáncer antes de que comience

|

Como un entrenador experimentado que conduce a su equipo a una marcha constante hacia la victoria, el Dr. Moshe Shike combina sus habilidades técnicas, estratégicas y comunicativas, usándolas para avanzar hacia una meta. Todos somos todos jugadores en el equipo de Shike -- pero sus objetivos no son touchdowns o goles de medio campo, sino vidas largas, sanas, libres de cáncer y de enfermedades para todos.

Shike fue un pionero en el Programa de Salud y Prevención del Cáncer en el prestigioso Memorial Sloan-Kettering Cancer Center en 1999 y continúa sirviendo como director del programa. Desde su modesta oficina en First Avenue, el doctor e investigador Iraquí de nacimiento e Israelí de residencia habló a ISRAEL21c sobre su trabajo: pasado, presente y futuro.


"La idea del programa es brindar a la gente un lugar en donde se haga todo lo que se pueda hacer para prevenir el cáncer o para detectarlo tempranamente, y ese es el aspecto innovador", dice Shike.

El programa se dinamiza para profesionales trabajando y ocupados para hacer su visita tan rauda y libre de molestias como sea posible. El conocimiento clínico más puntero se incorpora a su metodología.

Los participantes completan un sencillo cuestionario que mira el historial médico de la familia, también cómo el paciente se siente generalmente. Luego, el visitante se reúne con un "especialista de la salud", una enfermera entrenada especialmente para evaluar las necesidades del paciente. Dependiendo de las respuestas, el participante puede ser elegido para pruebas de monitorización del cáncer o ser citado para asesoramiento adicional en nutrición, dejar de fumar, o los riesgos posibles asociados a la historia genética de un paciente. Si no se requiere ningún otro cuidado, el participante es dado de alta y es contactado al año siguiente para otra evaluación.

El interés de Shike en la prevención del cáncer y la salud le ha llevado a él y a su mensaje a cada sector de los medios. Ha aparecido en Larry King Live, ha sido consejero médico para Discovery Health.com, ha publicado un libro médico de peso acerca de la nutrición y es co - autor de un popular libro acerca de la prevención del cáncer: Sin Cáncer: El Programa Comprensible de Prevención del Cáncer.

En el Memorial Sloan-Kettering, el Programa de Salud y Prevención del Cáncer ha tenido tanto éxito que se ha convertido en un modelo para esfuerzos similares en otros hospitales de América, Europa y por todas partes. De hecho, el hospital Ichilov de Tel Aviv está entre los que han enviado expertos para aprender más en su programa. Esto es algo que da a doctor gran satisfacción, considerando la relación vital entre Shike e Israel. Por su cuenta, salta entre Israel y América hasta cuatro veces al año.

Shike nació en Basra, Iraq y cuando era un niño su familia lo trajo a Israel vía el Líbano, asentándose en Ramat Gan. Él atribuye a vivir en Israel su espíritu de superación.

"Creo que logras un montón de confianza al crecer en Israel y lo que Israel da a la gente joven", dice Shike. "Así que todo esto es muy importante porque es imprescindible en investigación hacerse preguntas, ser curioso, y desear ser innovador. Es importante tener confianza en que puedes lograr lo que estás haciendo ahí fuera".

Shike sirvió como médico de combate para las Israel Defense Forces durante las guerras de 1967 y 1973. Poco después de eso, se graduó en la Escuela Médica de la Universidad de Tel Aviv y continuó haciendo una residencia en Medicina Interna en la Escuela de Medicina de Harvard y una beca en la Universidad de Toronto. Se unió al personal del Memorial Sloan-Kettering en 1981.

La beca de Shike en la Universidad de Toronto fue en nutrición y gastroenterología; es decir, el estudio de los desórdenes que afectan al estómago, los intestinos, y órganos asociados. Y por eso, mientras la prescripción de Shike para permanecer sano implica una medida igual de monitorización preactiva del cáncer, ejercicio y evitar el tabaco, es quizá cuando discute acerca de la dieta cuando él se anima.

Al hablar de Israel, por ejemplo, destacó que hay mucho que los Americanos podrían aprender de aspectos de la dieta Israelí.

"¡El hecho de que muchos Israelíes comen ensalada por la mañana es algo maravilloso!" exclama Shike. "Comen montones de frutas y vegetales… y están frescos".

Esto no es algo trivial para el médico, que aconseja el consumo de al menos cinco raciones como arte de su régimen de la salud. En opinión de Shike, una manzana al día, y después algunas, pueden muy bien mantener al médico lejos.

Por otra parte, la maestría de Shike en nutrición le ha inculcado una fuerte convicción de que una dieta sana a lo largo de la vida ayuda a reducir el riesgo de cáncer y de otras enfermedades. Él explicó los resultados de estudios clínicos recientes - algunos que él sí mismo ha llevado a cabo - que no pudieron apoyar el papel de la dieta en la influencia sobre ciertos tipos de cáncer.

"En esos estudios, cambiamos la dieta durante cuatro años, cuando la gente tenía 50 años y más", dijo. "Usted necesita, seguramente, comenzar la dieta a una edad mucho más temprana, y esa es la que funcionará".

Shike acentúa el papel de la investigación. Los estudios clínicos han sido una parte integral de su carrera desde el principio. Actualmente, está en los primeros estadios de un estudio de varios años patrocinado por la Fundación de Investigación del Cáncer de Mama para evaluar los efectos de los suplementos de soja sobre el cáncer de mama. También ha recibido una beca del Instituto Nacional del Cáncer para buscar modos de aumentar el acceso a las colonoscopias en poblaciones con pocos medios.

"Ve, hay poblaciones que no tienen acceso a colonoscopias para monitorizar el cáncer de colon", declaró inclinándose hacia adelante en su asiento. "Tenemos un modelo muy acertado, y lo estamos probando ahora. Esto es muy emocionante porque consiste en traer a gente para ser monitorizada que de otra manera no se beneficiaría de este procedimiento".

La monitorización del cáncer, y de tal modo cogerlo en sus primeros estadios, es una de las maneras más eficaces de bajar la tasa de mortalidad en muchas de las formas más mortales de cáncer, explica Shike. "No hay duda de que monitorizar el cáncer de colon reduce la mortalidad por lo menos un 30 por ciento, y probablemente un 70 por ciento. La monitorización de los cánceres de mama y cervicales también rebaja la mortalidad perceptiblemente".

Es ese celo en buscar maneras mejores de reducir el impacto mortal del cáncer lo que da al doctor el impulso parta continuar y ampliar su trabajo, incluso después de más de dos décadas de trabajo. ¿Qué es exactamente lo que le motiva a hacerlo?.

"Para marcar la diferencia en la vida de una persona", dice Shike, "especialmente en el caso del cáncer, ¡tratamos con una enfermedad devastadora y que amenaza al mundo del paciente por completo!. La capacidad de hacer no sólo las cosas técnicas sino de apoyar a la gente y ayudar a afrontar sus problemas, ayudarles a tomar decisiones acertadas y… luchar, y muchas veces ganar, contra la enfermedad… Esto es muy recompensante".

Fuente:Aron Shapiro

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.