Imaginación

|

Este articulo es una mirada sobre lo que seria un mundo sin la luz del pensamiento, o mejor, en lo que se convertiría el mundo si omitimos la libertad de expresión, si contemplamos el facilismo y si nos olvidamos de la imaginación, de la escritura, la lectura, casi aplastadas por los medios de comunicación, además, la falta que nos hace aprender de nuestra historia, de los grandes, y de aquellos que ven el mundo de otra forma que la común.
Hagamos de cuenta un sol. Idealicemos el mundo a oscuras, o no....Imaginemos el mundo sin luz.
Entonces, sin el estagirita que pasea bajo la tenue luz de la enseñanza en su peripatética conversación escolar...Quiero decir sin luz. Ciego totalmente, aunque de una manera parcial.

Tinieblas totales. Absolutas.
Dividir los espectros electromagnéticos.

No luz blanca. No reflexión. No propagación rectilínea, es decir, olvidemos a Newton, a Fresnel y a young, por este corto tiempo sin tiempo (no ya para descartarlos), ellos entenderán que la no luz, devolverá a nuestro circulo de ignorantes (llamémoslos ciegos) la necesidad de ver la luz.

Solo por un momento sin momento, un instante, un trìs, un minuto... Que nuestros pasos tropiecen tanto En los días de horas transitadas, Como en las noches de tertulias y discotecas... Imaginémonos un instante, la ausencia total de la luz. Y entonces con ella, también se Irán Salón; político, legislador y poeta. Adán Smith; economista...Olvidemos aquellas ondas reflexivas, tales como, Tales de Mileto; filosofo. Sócrates; filosofo. Homero; poeta. Safo; poetisa. Esopo; fabulista y a Nietzhe ( y el salto aquí notado es un paréntesis que abro para encerrar a poetas , filósofos, economistas, científicos y artistas incomprendidos en su tiempo por la ausencia de luz que privo de toda exploración óptica a sus contemporáneos).

No a la luz. El razonamiento es un pecado agotador, el pensamiento es un mal que debilita las neuronas, y por tanto, Descartes “existe, luego no piensa”...los periódicos no tendrán paginas de opinión y Daniel Samper con su cambalache, entristecerá de sed ...Pero de eso se trata, ya que es luz que se va apagando y, además , las paginas restantes serán mas divertidas, mas fáciles para leer, y esto es ya un paso seguro hacia nuestra evolución.

Se quemaran ( en un acto ritual y bello) todos los libros titulados “El discurso del método” “conozcamos nuestra historia” y se cambiaran por obras que SI nos solucionen problemas, aunque las barbas blancas de Pablo Cohelo nos hagan pensar en otra vida retirada (Dios de todos no lo quiera).

Con todas las calles llenas de oscuridad, es decir, sin periodistas sinceros, sin poetas soñadores, sin artistas transparentes, sin hombres sensibles, ya que son un bache para el curso de la evolución capitalista-paternal de este bello mundo que no fue llamado “bella munda”, carentes las calles de todos estos locos sin elogios, las fabricas de bombillos y lámparas inventaran una nueva luz asequible a todos, la nueva economía será uniformemente acelerada y todos los hijos de Dios incluidos los que no hablaran de lámparas y bombillos y los nuevos medios de comunicación, incluidos los periódicos sin opinión, traerán sopas de letras ya hechas con los nombres de los diferentes tipos de aparatos luminosos y¡ ay de quien no tenga uno!... Propongo pues un mundo sin luz. La luz alumbra las revoluciones.

La luz descubrió a Adán lo que la noche cubrió con candorosa cautela.

La luz ilumino a Eraclito cuando descubrió la realidad del sol formando por esto gran problema en la Biblioteca de Alejandría. Omitamos la luz.

Dediquémonos a imaginar un mundo sin luz, sea bailando el nuevo genero musical que desprestigia, sea conducidos por la nueva moda que mientras tanto no serian lámparas, sea trabajando como burros para un futuro mejor, sea como sea y haciendo lo que sea, imaginemos un mundo sin luz, o sea, como diría un buen Papa, “un mundo mejor” .... ¿podrás imaginarte?

Fuente. Holguino

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.