Una Enzima Bloqueadora Evita la Obesidad

|

Según una investigación nueva, ratones manipulados para carecer de una enzima que se halla básicamente en las células grasas, pueden atiborrarse de comida sin aumentar de peso. Bloquear la enzima parece bloquear la capacidad de las células grasas para almacenar lípidos. Parece un sueño hecho realidad para los que luchan contra el exceso de kilos, pero la falta de lípidos tiene una desventaja: algunos ratones también desarrollaron resistencia a la insulina, un factor de riesgo para la diabetes.
Los investigadores que condujeron el estudio esperan hallar medicamentos que reduzcan la actividad de la enzima sólo un poco, reduciendo este riesgo.


“Si podemos limitar la actividad en vez de abolirla por completo, debemos ver los efectos positivos sobre la movilización y quema de grasas, sin percibir los efectos desfavorables”, dice Robin Duncan, una socia de post-doctorado en el laboratorio Hei Sook Sul en la University of California, Berkeley, y autora principal del artículo que se publicó este mes en Nature Medicine.

Los investigadores de Berkeley manipularon ratones para que carezcan de una enzima llamada fosfolipasa adiposa-específica A2 (AdPLA), que se halla en la mayoría de las células grasas, conocidas técnicamente como células adiposas. Los ratones tenían apetito normal: comían alrededor de lo mismo que los ratones de control cuando se les daba un acceso ilimitado a comida rica en grasas.

Pero eliminar la AdPLA tuvo un gran efecto en el peso. A los 16 meses, los ratones manipulados pesaban un promedio de 39,1 gramos, mientras que los ratones normales promediaban los 73,7 gramos. Duncan y sus colaboradores también descubrieron que quitar la enzima podía evitar la obesidad en los ratones que carecían de leptina, una hormona que regula la saciedad, Mientras que un ratón normal ingiere de 2 a 3 gramos de comida por día, en el estudio de Berkeley, los ratones que carecían de leptina ingerían alrededor de 5 gramos , y los ratones carentes de leptina y de AdPLA ingerían 7,5 gramos. A las 17 semanas de vida, los ratones carentes de leptina y de AdPLA pesaban menos de la mitad que sus homólogos que sólo carecían de leptina: 35 gramos versus 75 gramos.

Lo descubierto sugiere que eliminar la enzima puede provocar obesidad aún en animales que son genéticamente proclives a ella.

Los investigadores dicen que la función normal de la enzima AdPLA es activar una serie de señales moleculares que bloquean la degradación de las grasas.

Duncan dice que “cuando se elimina la AdPLA”, desaparece “este freno” sobre la degradación de grasas, y la lipólisis (el metabolismo de grasas) funciona a toda velocidad, manteniéndose la delgadez, incluso en animales que ingieren una dieta grasa o comen en exceso”.

Los animales carentes de la enzima tenían un número normal de células grasas, pero no había moléculas grasas en las células.

Fuente: Tecnologic Review

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.