La Familia Formadora de Valores

|

Hoy más que nunca se plantea en todos los ámbitos –la familia, la escuela y la sociedad- la crisis moral a la cual nos enfrentamos y la falta de modelos válidos que sirvan de referente para seguir como ejemplo de vida.


Se ha producido, además, un vacío notorio en la formación de las nuevas generaciones, quienes incluso reciben constantemente el reemplazo de los bienes axiológicos por conceptos, teorías o criterios de vida afines al disvalor.

Por esto se hace necesaria una educación en los valores desde edad temprana. Educando al niño de hoy, estaremos formando nuevas generaciones de personas íntegras y moralmente autónomas, capaces de servir a la sociedad en la cual están inmersas.

Así pues es importante señalar que la educación en los valores es una tarea tanto de la familia como de la escuela.
La familia es la primera experiencia de vida en sociedad, y los padres los primeros mentores morales y es en la misma que los padres intentan transmitir a sus hijos, a través de un ambiente de amor, los valores que creen forman a una persona buena, íntegra, coherente y capaz de estar en sociedad. Por lo tanto es importante que el hijo vea que los adultos hacen lo que dicen.
Si en casa llaman al padre por teléfono y él le dice a su hijo que conteste que no está, eso marca una conducta ambivalente. Si el padre dice la verdad, trata con respeto a todo el mundo, desde el barrendero al presidente, no tira papeles en la calle, es respetuoso de las leyes, es más sencillo que el hijo entienda el mensaje.



Es evidente, que el despertar de la conciencia moral del niño y su posterior desarrollo dependen en gran medida del rol de padres.
Éstos deben ser al mismo tiempo educadores –proveyendo oportunidades de aprendizaje moral-, autoridad –fijando límites claros y previsibles-, consejeros –acompañando moralmente al niño y dándole herramientas para desarrollar todo su potencial-, y guías –siendo modelos de vida y mentores morales.
Para concluir cabe destacar que cuanto antes nos dediquemos a educar en valores, mejor podrán ser internalizados por los niños y desarrollar así sus virtudes interiores permitiendo formar su carácter, cultivar su autoestima y desarrollar su conciencia moral.

Fuente: Msc.Loverbis PérezProfesora en Educacion Inicial

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.