Manejo de crisis: ¿Lo puede necesitar su empresa?

|

Cuando leemos en los periódicos acerca de un escándalo corporativo o de una empresa con problemas de imagen, siempre pensamos que esto nunca le sucederá a la nuestra. ¡Cuidado! Sólo existen 2 tipos de empresas: Las que han pasado por una crisis y las que pronto lo estarán.


Recordemos que las situaciones de crisis se caracterizan por presentarse en forma sorpresiva. Aunque existan circunstancias que pueden presagiarlas, el detonador casi siempre se presenta en forma intempestiva.


Por ello, creer que nunca necesitará un manejo de crisis es la primera señal de vulnerabilidad.

Sucede a menudo que las empresas descuidan su imagen corporativa y, cuando se ven envueltas en una situación que requiere manejo de crisis, que pudiera dañar su reputación, la improvisación y una mala gestión son las acciones que se llevan a cabo. Hoy en día muchas organizaciones, (y muchos ejecutivos) dejan que los públicos se enteren eventualmente de lo que son y de lo que hacen, sin preocuparse demasiado porque ello suceda, olvidando precisamente de que como te ven te tratan…

Todas las empresas en algún momento enfrentarán problemas financieros, de eso podemos estar absolutamente seguros, ya que esto forma parte de la propia actividad comercial.

Por ejemplo, en Estados Unidos, de las situaciones de crisis (derrames, accidentes peligrosos, etc.) que suceden cada año, el 14% son crisis inesperadas, repentinas. El 86% de las crisis son crisis provenientes de riesgos latentes, que se vislumbran y que, por lo tanto, se esperan y se puede preparar con anticipación cualquier plan de respuesta o contingencia.
Una crisis es cualquier evento que amenaza la imagen empresarial y reputación de una institución, compañía o persona, que tiene el potencial de generar publicidad negativa y de tomar un tiempo extraordinario por parte del equipo directivo para enfrentarlo.
Muy pocas empresas tienen un plan anti-crisis, y las poquísimas que lo tienen, éste se orienta casi exclusivamente hacia las crisis catastróficas o accidentales. Aún en los países con gran cultura corporativa e imagen empresarial existe un gran desinterés por este tema, no digamos en nuestros países latinoamericanos tercermundistas.

¿Qué tan vulnerable es su empresa a una situación de crisis?
Si es una empresa que fabrica productos químicos, la posibilidad de un derrame o una explosión es latente; una institución bancaria podría caer en una situación de iliquidez que no necesariamente conducirá a una quiebra, pero un rumor mal manejado en los medios de comunicación podría producir un retiro masivo de ahorrantes que sí llevará a un colapso; una institución gubernamental que maneja un gran presupuesto y que tiene conflictos políticos podría ser víctima de una campaña de acusaciones por casos de corrupción; una empresa con una mala relación laboral interna podría tener problemas, etc., etc., etc.

Todo esto debe considerarse como riesgos latentes a los que hay que anticiparse y tener listos los correspondientes dispositivos anti crisis.
Para los riesgos latentes lo mejor es tener integrado y preparado un comité de crisis, que ya debe tener redactado un manual de crisis que contempla todas y cada una de las situaciones que podrían provocar una situación crítica.
Fuente: Oscar Rossignoli

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.