El poder mundial y la crisis moral

|

Ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado (Jn.13,34). Esta es la única reflexión que puede salvar al género humano. Recordemos la escena de Emaús.
Y nos sostienen las palabras del Resucitado: “Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28,20).
En los anales del género humano se atravesaron difíciles situaciones.
Los cristianos sabemos que Jesús es el Señor de la historia y que la fuerza de su Resurrección es siempre fuente de esperanza, sobre todo hoy que el materialismo, el orgullo, y el despotismo nos lleva a inescrutables depresiones.
Toda forma violenta se debe rechazar, ahora precisemos la etimología de violencia: es terrorismo, hambre, violación, barbarie, intimidación. Matar de cualquier manera está contra el Dogma.
Tan siniestro es asesinar a personas humanas en una torre, como exterminar por hambre a millones de familias en cualquier país del universo. Los dos son crímenes de lesa humanidad.
“Es cierto que hay situaciones cuya injusticia clama al cielo. Cuando poblaciones enteras, faltas de lo necesario, viven en una tal dependencia que les impide toda iniciativa y responsabilidad, lo mismo que toda posibilidad de promoción cultural y de participación en la vida social y política, es grande la tentación de rechazar con la violencia tan graves injurias contra la dignidad humana”. Populorum Progressio.
No debemos exponer por orgullo, ni intolerancia, menos aún por un espíritu de oposición. Sólo la voz imperiosa de la conciencia nos instruye con dolor, porque es necesario esclarecerse de las atrocidades de este proceso, que comienza ahora para el país más poderoso, pero para el resto de la humanidad hace varias décadas.
Dos son los grandes frentes de lucha: uno los pueblos indigentes, o sea las tres cuartas partes del mundo, y nada tienen que ver con esta guerra; el otro es la beligerancia de los “buenos” contra el terrorismo, pero los principales actores son los mismos que manejan los dos escenarios, el de los conflictos para empobrecer los estados, como el bélico actual; llamemos venta de armas, sistemas operativos de alta tecnología, inteligencia satelital para los ataques aéreos, disparar miles de misiles, etc., este gran negocio ¿no es subversión?; ¿o se lo debe llamar humanización científica de punta?
Decía Gandhi “si aplicamos el ojo por ojo, la humanidad se quedará ciega” El poder dictatorial es todo aquel que se funda en la suprema ley de la necesidad y toma a su voluntad, lo que a él “personalmente” le conviene.
Mitre decía: “el autoritarismo puede justificarse por el interés de todos, legitimarse por la necesidad, y glorificarse por el peligro.
Pero cuando los intereses económicos son los verdaderos móviles de la violencia, entonces son una usurpación injustificable por parte del que la inviste y una abdicación cobarde del que la otorga”.
Poder irresponsable es aquel que no tiene ecuanimidad ni obligación de dar cuenta a nadie de sus acciones, ni autoridad superior a él que le pueda fiscalizar.
Despótico es todo poder especial establecido fuera de las condiciones del orden natural, y que, por consecuencia, no tiene ley ni regla alguna a que ajustarse.
Un presidente, primer ministro, jefe religioso o líder popular, al estar investido de estas condiciones se lo debe calificar de déspota. Y si abusa de estas facultades, es un tirano.
Debemos preguntar a los gobernantes de los poderosos países, si vuestros pueblos dieron consentimiento real para participar de este genocidio que muestra enormes embustes tratando de justificar lo indefendible.
En Afganistán se apoderaron por la fuerza de sus reservas gasíferas, los grandes cultivos de opiáceos, y primordialmente probar las nuevas armas de destrucción masiva y de Irak de su petróleo, venta de armas con sus pruebas correspondientes; todos son sitios geoestratégicos de primera magnitud.
Estos dioses terrestres son los césares del imperio, estableciendo quién debe vivir y quién debe morir.
Debemos ser cautos pero objetivos, para ellos lo importante es el mercado y no la vida.
El país más poderoso envía a su Secretaria de Estado para determinar, el destino de países que solo tienen la desgracia de ser muy ricos en materia de reservas estratégicas.
¿Cómo se llama esta intencionalidad? ¿Será para manejar la economía, de estos riquísimos países?
Nosotros sabemos mejor que nadie cómo empobrecieron a nuestra patria. Ellos imponen a fantoches, que son incapaces e inmorales.
La moral pública está sepultada; es necesario sacarla del sarcófago, y ofrecer la sabiduría infinita de Dios, para apoyarnos en El.
No estamos ajenos a este proceso despiadado e inmoral.
Comenzó la guerra bacteriológica, atención con las formidables ganancias de los laboratorios, también la química, nuclear y cibernética, recuerden siempre el “pensamiento de Bertolt Brecha”:
Primero se llevaron a los negros, pero a mí no me importó, por que yo no lo era.
Enseguida se llevaron a los judíos, pero a mí no me importó, porque yo no lo era.
Después detuvieron a los curas, pero como yo no soy religioso, tampoco me importó.
Luego apresaron a unos comunistas, pero como yo no soy comunista, tampoco me importó. Ahora me llevan a mí, pero ya es tarde.



Fuente: Alejandro R. Iaccarino

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.