El primer híbrido conectable a la red eléctrica que sale a la venta en Estados Unidos

|

El primer coche híbrido conectable a la red que se venda en los Estados Unidos probablemente sea el Fisker Karma, cuyo lanzamiento está previsto para noviembre.
Fisker Automotive, que desveló el concepto del Karma en enero, acaba de conseguir 87 millones de dólares en capital y va a destinarlos al proceso de producción.
Se espera que un gran número de híbridos, incluyendo modelos de GM, Chrysler y Toyota, salgan al mercado durante los próximos años.
El Karma, un sedán de lujo para cuatro pasajeros, se recarga al enchufarlo a la red; esto le da una autonomía eléctrica de 80 kilómetros.
Al agotarse esta autonomía, se enciende un motor de gasolina que el coche lleva incorporado y que se encarga de recargar la batería, extendiendo el rango de autonomía hasta los 400 kilómetros entre recarga y recarga.
De modo opcional, se pueden instalar unas células solares en el techo que capturan energía suficiente como para enfriar el coche cuando está aparcado bajo el sol, y también desvían parte de esa energía a la batería para recargarla.
El coche funcionará con una batería de óxido de manganeso y litio fabricada por Advanced Lithium Power, con sede en Vancúver, Canadá. La batería es parecida a la que se utilizará en el Chevrolet Volt, un híbrido conectable que saldrá a la venta en noviembre de 2010.
Henrik Fisker, diseñador de automóviles y cofundador de la compañía, afirmó durante el New York Auto Show la semana pasada que el coche es parte de un esfuerzo por hacer ver a la opinión pública que los automóviles ecológicos no tienen por qué ser de tamaño reducido o de baja potencia.
Acorde con su potencia, el precio del coche alcanzará el nada desdeñable precio de 87.000 dólares.
Este coche será definitivamente rápido, pero no es tan ecológico como muchos de los otros híbridos conectables que están a punto de lanzarse, y esto en gran medida debido a su tamaño. Los dos motores eléctricos de 150 kilovatios producen una potencia de 403 caballos—suficientes para generar una aceleración de 96 kilómetros en 5.8 segundos. (El Volt tarda unos 9 segundos.) Pero este tipo de aceleración sólo está disponible si usamos el modo que han denominado como “deportivo”, que usa la potencia de la batería combinada con la del generador a base de combustible.
Los conductores tendrán que seleccionar el modo ”sigiloso” si quieren que el coche funcione exclusivamente con la electricidad almacenada en la batería.El modo sigiloso tiene sus inicios en el primer uso que se le dio a este sistema de propulsión.
El sistema Q-drive fue desarrollado por Quantum Technologies para un tipo de vehículos militares que necesitaban poder funcionar en silencio, en modo eléctrico, para “operaciones clandestinas.” Cuando el generador a base de combustible y la batería se usan al mismo tiempo, el vehículo avanza entre 55 y 65 kilómetros por galón.
Este tipo de rendimiento es mucho mejor que el de los vehículos convencionales, pero no tan bueno como el del Chevrolet Volt; cuando se activa su generador a base de combustible después de que el rango eléctrico de 65 kilómetros se agota, el Volt es capaz de avanzar 80 kilómetros por cada galón.
Fisker Automotive es una de las muchas pequeñas compañías que están intentando retar a los fabricantes de automóviles ya establecidos con la producción de sus híbridos conectables o coches eléctricos. De estas compañías las más prometedoras son Fisker Automotive y Tesla Motors, según señala Mike Omotoso, director de mayor antigüedad para la previsión de trenes de potencia en JD Power and Associates.
Tesla Motors ya se encuentra en fase de desarrollo de su primer coche eléctrico, el Roadster, un coche pequeño y de alto rendimiento que puede acelerar hasta 96 kilómetros por hora (60 millas) en menos de cuatro segundos.
El Roadster sólo funciona con batería; no lleva un generador a bordo que le permita ampliar su rango de autonomía. A pesar del liderazgo de Tesla en lanzar este tipo de coches al mercado, se espera que venda menos vehículos que Fisker, afirma Omotoso.
Esto se debe a que el diseño del híbrido conectable hará que el Karma sea más interesante para los conductores que quieran conducir distancias más largas. (El Tesla Roadster puede recorrer 393 kilómetros con una recarga, pero se tardan varias horas en completar dichas recargas.
El Karma se puede recargar rápidamente.) JD Power estima que Tesla venderá de 500 a 800 coches el año que viene, mientras que se espera que Fisker venda más de 10.000.
Fuente: Tecnology Review

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.