Por Qué La Suma De Todas Las Religiones No Implica Conocer A Dios

|

Parecería lógico suponer que uno puede alcanzar la iluminación y comprensión espiritual si acepta y practica los aspectos buenos y positivos de todas las religiones.
Sin embargo, como sucede con cualquier otra disciplina, la religión cuenta con una base de enseñanzas centrales que determinan incluso si se le permite a uno recibir o aceptar instrucción de parte de otros sistemas de creencias.
Parecería lógico suponer que uno puede alcanzar la iluminación y comprensión espiritual si acepta y practica los aspectos buenos y positivos de todas las religiones.



Sin embargo, como sucede con cualquier otra disciplina, la religión cuenta con una base de enseñanzas centrales que determinan incluso si se le permite a uno recibir o aceptar instrucción de parte de otros sistemas de creencias.
Es interesante observar que la Biblia Protestante en realidad pone en línea la edificación de la fe en Dios con la construcción de un edificio muy real aunque invisible, al que el creyente ha de mudarse de manera permanente.
Las Escrituras hasta nos aconsejan sentarnos a pensar y meditar en dicha tarea antes de emprenderla para que podamos determinar si queremos de veras edificar una estructura sólida que luego no nos defraude.
Por cierto, si uno no puede planificar un cimiento, tampoco puede tener esperanzas de construirlo. Y si no se construye el cimiento, no hay dónde levantar muros, poner un techo y añadir barreras para que el edificio sea su fortaleza. Jesús preguntó: “¿Quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla?” (Lucas 14:28 – RVR60).
¿Por qué causas podría el creyente ser incapaz de acabar su construcción sobre el cimiento de Cristo?
Evidentemente, si no cuenta con todo lo que necesita, no podrá completarla.
¿Cuáles son estas cosas que necesita?
Las enseñanzas de la doctrina de Cristo en el cristianismo lo son, además de su voluntad para seguirlas. Es este uno de los muchos versículos de la Biblia que nos hacen ver que los materiales para construir conocimiento de la doctrina de Cristo, no pueden obtenerse de cualquier fuente.
Porque si no fuera así, lo único que tendría que hacer quien edifica cuando se queda sin material sería ir a buscarlo en cualquier lugar, lo cual equivale a decir que podría valerse de cualquier otra doctrina.Se podría sugerir entonces que lo mismo valdría utilizar materiales que no pertenecieran a la doctrina de Cristo.
La lógica indicaría que un cimiento edificado con materiales provenientes de diferentes religiones sería más flexible para aceptar todo tipo de buen material de construcción (o doctrinas). Sin embargo, Cristo no permite que se construya con sus materiales sobre un fundamento que no vino de Él.
Por eso fue explícito al referirse a qué tipo de contenido es el que se requiere para construir sobre su fundamento.En resumen, todo fundamento que niegue o rechace a Cristo como único Hijo de Dios, se identifica en la Biblia como espíritu del anticristo (1 Juan 2:22-23).
Todo fundamento que niegue y rechace su divinidad también se identifica como espíritu del anticristo.
¿Dónde dice esto la Biblia?
En 1 Juan 4:1-3, las Escrituras nos hablan de la importancia de que Jesús viniera a la Tierra “venido en carne”. “Venido en carne” se refiere directamente a la divinidad. A Dios hecho carne.
¿Cómo podemos estar seguros de esto?
En el primer versículo del libro de Juan en el Nuevo Testamento, se nos dice: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios” y luego el versículo 14 del mismo capítulo (1) nos dice: “Y aquel Verbo fue hecho carne”. Habiendo llamado “Dios” al Verbo, el lector ve enseguida que Dios vino “hecho carne”.
Hay personas que siguen mezclando y combinando creencias, enseñanzas y doctrinas de varias religiones.
Sin embargo, cuando intentan incluir fragmentos de la doctrina de Cristo que no pueden separarse o romperse en pedazos, terminan sin fundamento y sin edificio que sea aceptable a Cristo.
Jesús habló con autoridad y sencillez cuando dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6).Cristo es el cimiento de todo quien cree en su palabra. Y estos creyentes cooperan con él en la construcción sobre dicho fundamento.
Pero el fundamento, el edificio completo y todos los detalles del mismo están en una única doctrina.
La Biblia también nos enseña: “Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo” (1 Corintios 3:11).
La Biblia nos enseña por qué la suma de todas las religiones no nos lleva a conocer a Dios.
Traducido al español por Karin F. Handley (Ministerio de Heavenly Manna)

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.