¿Es segura mi crema solar?

|

No basta con adquirir la primera crema de protección solar expuesta en las baldas de cualquier establecimiento. La clave está en fijarse en su etiquetado. Algunas incluyen expresiones como 'bloqueante solar' o 'protección total' y precisamente estos son los productos que hay que descartar, según la Comisión Europea.

Los expertos explican que no existe ninguna crema de este tipo que proteja completamente frente a la radiación ultravioleta, por lo que "deben utilizarse descriptores como protección baja, media, alta o muy alta, junto con los tradicionales indicadores del factor de protección solar (FPS) para proporcionar una mejor orientación sobre la elección", indica literalmente el comunicado de la Unión Europea.

Una segunda llamada de atención. No todos los productos ofrecen protección contra los rayos ultravioleta de tipo A. En la actualidad, la capacidad de los fotoprotectores contra los UV-B, que se mide a través del factor de protección solar, sí queda reflejada en el etiquetado. En cuanto a los UV-A, la industria está introduciendo un sello normalizado en las etiquetas de este tipo de cremas.

Lo ideal es que en el etiquetado del fotoprotector quede constancia de sus cualidades contra los UV-B y los UV-A. La Comisión Europea deja claro que "ambos tipos de radiación contribuyen en gran medida al riesgo de cáncer de piel".

"Se deben buscar las siglas IPD (inmediate pigment darkering) o PPD (persistent pigment darkering)", puntualiza Elena de las Heras, dermatóloga del Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

Aunque en Europa aún no hay un método de medición estandarizado para los UV-A, entre los dos anteriores, "el que más garantías ofrece es el de PPD, ya que evalúa la fotoprotección en un tiempo más prolongado", puntualiza Yolanda Gilaberte, dermatóloga del Hospital de San Jorge de Huesca.

El factor de protección solar mínimo recomendado en Europa es de 15, mientras que el máximo es de 50, ya que por encima de éste no aumenta sustancialmente la seguridad frente al sol.

Técnicamente, el factor de protección solar (FPS) es la mínima cantidad de radiación capaz de producir eritema (enrojecimiento) en una piel protegida con un filtro. ¿Qué significa exactamente? Partiendo de estudios realizados en laboratorio, "un factor 15 equivale a unas cinco horas de fotoprotección y un 20 a unas seis horas y media (resultado de multiplicar 20 por 20 minutos, que es el tiempo de referencia tomado), aunque esta relación va disminuyendo a medida que aumenta el FPS", explica Yolanda Gilaberte.

Esta equivalencia sirve de referencia, pero no se debe tomar al pie de la letra, advierte la especialista, ya que fuera del laboratorio se dan otros condicionantes. Los distintos tipos de piel, la estricta aplicación de dos miligramos de crema por centímetro cuadrado de la piel, la intensidad de la radiación, el sudor y los baños, tras los cuales es necesario repetir la aplicación, alteran el grado de protección del producto.

Fuente: El Mundo.es

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.