Las fantasías sexuales femeninas más comunes

|

Es sabido que las mujeres también tienen necesidades sexuales, pero no resulta tan sencillo exteriorizarlas. “Aunque la independencia sexual de las mujeres ha alcanzado niveles avanzados de autonomía, todavía existe mucho pudor al referirse al sexo como herramienta de placer”, considera la sexóloga argentina Teresa María Dell’acqua.

Sin embargo, el dato positivo es que cada vez se animan a tomar la iniciativa y revertir esta situación. Asisten a clases eróticas de gimnasia o actuación que les permite desinhibirse, se reúnen con amigas para hablar con naturalidad del tema y así poder liberarse frente a sus compañeros sin culpa.

Fantasías sexuales más comunes en la mujer:


- Mantener una relación con un extraño.

- Sentir excitación al verse obligadas a tener un encuentro íntimo. Esta sensación nada tiene que ver con querer experimentar una violación.

- Compartir una relación erótica con más de una persona del sexo opuesto o de la propia condición.

- Revivir alguna experiencia sexual con un antiguo amante o pareja.

- Mantener una relación sadomasoquista.

- Lograr una relación sexual con algún personaje famoso.


Hay que tener en cuenta que las fantasías son saludables para una pareja ya que:
- Originan excitación.

- Aumentan el placer durante el ejercicio sexual

- Crean un vínculo inigualable entre los miembros de la pareja

Es importante saber distinguir entre los deseos que pueden llegar a hacer sentir mal a la pareja. “Las fantasías deben ser compartidas, hay que hablar y saber qué gusta, qué se quiere intentar y qué no. Los límites son importantes ya que la idea es pasar un momento de placer y no obligar o hacer sentir mal al otro”, sostiene la especialista.

Características de las fantasías sexuales femeninas:
Suelen desarrollarse en escenarios exóticos alejados de la rutina.

- El pensamiento sexual que se desarrolla en general siempre está unido al afecto.

- Presentan mayor duración que aquellas protagonizadas por hombres.

- Los temas están relacionados en general con el romanticismo.

Aunque en varias ocasiones las fantasías se opongan a lo que moralmente piensan sus protagonistas, una buena medida es hablar de ellas en pareja para poder satisfacer esta necesidad.

“Las fantasías sexuales son una herramienta importantísima para conocerse, descubrir el propio cuerpo, perder las inhibiciones que traumatizan una relación y a través de ellas se puede alcanzar un orgasmo que de manera natural no llegaba. Siempre y cuando sea un juego que se desarrolla de a dos, son más saludables que perjudiciales”, comenta la especialista.

Fuente: En Plenitud

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.