Karoshi: Muerte por sobrecarga de trabajo

|

Por no querer perder el tiempo pierdes el tiempo y el alma. Estás perdiendo la vida de tanto querer ganarla.”
José Bergamín.

Muchas empresas ante situaciones críticas que afrontan y amenazan su supervivencia, demanda de sus trabajador un esfuerzo que genera fatiga, estrés y podo va deteriorando la salud, hasta causa la muerte.

Japón es reconocido como la nación de intenso trabajo y sin descanso. Ellos son los creadores del concepto de muerte por exceso de trabajo o como los conocen ellos KAROSHI.

El primer caso registrado de karōshi fue reportado en 1969 cuando un empleado del departamento de embalaje de una gran compañía de periódicos en Japón falleció de un ataque al corazón a la edad de 29 años.
Describe un fenómeno bastante común en el ambiente laboral y que, en las últimas dos décadas ha hecho sonar las alarmas sociales y laborales.

Tal como lo reseña www.kirainet.com/ Después de la guerra Japón se recuperó rápidamente y se convirtió en la segunda economía del mundo en menos de tres décadas, son muchas las razones que ayudaron a Japón a salir del hoyo tan rápidamente, una de ellas es el tremendo esfuerzo que hicieron los japoneses trabajando al máximo para salir de la pobreza. A finales de los años 60 jornadas laborales de 12 o más horas eran de lo más normal. En el año 1969 se dio el primer caso de “karoshi”, un trabajador de menos de 30 años que murió de repente como consecuencia de un infarto cerebral después de llevar más de 40 días seguidos trabajando sin apenas descansar.


El problema se acentuó durante el segundo ciclo de crecimento en los años 80 cuando ejecutivos trabajando bajo mucho estrés empezaron a morir de forma imprevista y brusca en sus puestos de trabajo. Hoy en día el ministerio de trabajo hace públicas estadísticas de muertes por “karoshi”. Durante los últimos años la media está en 1.000 muertes por “karoshi” (muerte imprevista por exceso de trabajo) y el total de muertes por causas relacionadas con el estrés/exceso de trabajo se eleva a 10.000 al año. Aproximadamente una tercera parte del número de suicidios anuales en Japón.

Se calcula que más de 10.000 japoneses mueren al año de karoshi. La muerte por karoshi es repentina y sobreviene por hemorragia cerebral o insuficiencia cardiaca o respiratoria, debido a un exceso de fatiga que produce alta presión y endurecimiento arterial. Las personas más propensas tienen entre 40 y 50 años, y más de la mitad son ejecutivos, empleados de oficina y funcionarios públicos. El karoshi ha puesto de manifiesto que el llamado “milagro japonés”, tiene muy poco de milagroso y mucho de sobreexplotación ¿Qué es el Karoshi?, sobre ello nos señala /usuarios.lycos.es, el karoshi, muerte por sobrecarga de trabajo, es la gran aberración de los últimos años del siglo XX y de los primeros del XXI. El trabajo ha esclavizado a algunas personas de tal forma que llegan a trabajar para dejar de vivir. Algunos de estos trabajoadictos se preguntarán como el coplero: “¿Qué muerte habrá que se iguale / a mi vivir lastimero / pues si más trabajo más muero?

Nos indica Fernando Áreas Solís, que Según el Consejo Nacional de Defensa de las Víctimas de karoshi, constituido por un grupo de abogados fundamentalmente de Tokio, el problema afecta a todos los grupos de trabajadores. Los casos de muerte han ocurrido en todo tipo de industrias, desde plantas de montaje de coches hasta restaurantes de comidas rápidas y bancos. El Consejo considera que la causa básica de estas muertes hay que buscarlas en la gestión empresarial del sistema japonés y rechaza las sugerencias de que los propios trabajadores son responsables de su muerte.

Un factor importante para sucumbir al karoshi es el excesivo número de horas de trabajo. Los trabajadores japoneses trabajan 400 horas más que los franceses y alemanes. Un informe del Consejo, realizado hace unos años, apuntaba ya la necesidad de medidas que pusiesen remedio al exceso de estrés físico y mental.

Nos agrega lawaloca.com/node que al menos 147 personas fallecieron en Japón durante el 2006, debido al "karoshi", informó el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar de ese país. Y están buscando medidas para evitar que esto sea a largo plazo un problema de salud pública.

Además 66 personas se suicidaron o intentaron acabar con su vida por cuestiones relacionadas con la presión laboral o por trabajar por encima de su horario, lo que supone un cifra récord en Japón, según recogió la agencia Kyodo. En total, 355 trabajadores van a recibir compensaciones estatales del Gobierno japonés por haber sufrido problemas o enfermedades derivadas del exceso de trabajo, entre los que destacan los casos de derrames cerebrales y ataques al corazón.
De los afectados, el 25 por ciento trabaja en los sectores de transporte y telecomunicaciones, según el informe.Un portavoz de Ministerio de salud criticó el hecho de que muchos japoneses "estén trabajando bajo una fuerte presión y se les exijan resultados sin recibir a cambio el suficiente apoyo por parte de la empresa".Por otra parte, durante el pasado año fiscal 819 trabajadores solicitaron compensaciones económicas del Gobierno debido a problemas mentales derivados del exceso de trabajo, lo que supone un incremento del 25 por ciento con respecto a las estadísticas del anterior año fiscal. Finalmente 205 de éstas reclamaciones fueron aprobadas, un 61 por ciento más que en el ejercicio de 2005.El gobierno japonés reconoció por primera vez en 1992 que es posible morir por la falta de descanso por las obligaciones laborales, dando origen al término "karoshi" que se hizo sinónimo en todo el mundo de la muerte por exceso de trabajo.

El Karoshi también se da en China, como lo comenta deia.com.es la esperanza de vida de los "cerebros" que dirigen el parque tecnológico de Zhongguancun -al norte de Pekín y considerado el "Silicon Valley" chino- es de 54 años y el 70% se arriesga a morir de "karoshi" (muerte por exceso de trabajo), según un estudio divulgado ayer por el portal "Chinanews".

El informe de la Universidad Médica de Pekín apunta que la esperanza de vida de los "intelectuales" chinos roza los 58 años, diez menos que la media nacional, aunque la situación se agrava en el entorno laboral de Zhongguancun, parque científico establecido en 1988 como primera zona de desarrollo de alta tecnología del país. «El 70% de ellos podría morir de "karoshi"», advirtió un experto del centro académico, Huang Jianshi, en referencia al fenómeno nacido en Japón y extendido en China, donde cada año mueren 600.000 profesionales inmersos en una feroz competencia.

Conocida en mandarín como "guolaosi", la muerte por exceso de trabajo en China afecta principalmente a profesionales liberales de entre 30 y 60 años. Según una encuesta de la Asociación China de Gestión de Laboratorios Clínicos, los informáticos y jóvenes ejecutivos -el gremio de Zhongguancun- son los más propensos a morir de "karoshi".

Fuente: Carlos Mora Vanegas

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.