Varices: cómo combatirlas sin pasar por el quirófano

|

El sedentarismo, la obesidad, los embarazos, la herencia genética y los cambios hormonales son las causas más frecuentes que ocasionan la aparición de várices. Sin embargo, no siempre hay que acudir al quirófano para eliminarlas. Mediante unos consejos prácticos se puede disminuir su estado y aparición.

Consejos clave contra las várices
- Evitar estar sentada mucho tiempo. Si se trabaja muchas horas sentada o de pie, estirar las piernas cada media hora. Tomar con la mano derecha el pie izquierdo y mantener unos segundos. Repetir el ejercicio contrario.


- Dar cortos paseos es fundamental.

- Mantener una dieta equilibrada a base de verduras y frutas.

- No ponerse ropas ajustadas al cuerpo ya que la circulación de las venas y capilares se verá alterada con atuendos ceñidos.

- Evitar los baños con agua muy caliente.

- El agua fría es ideal para estimular la circulación

- No depilarse con cera caliente

- Dormir con los pies ligeramente elevados.

- Las medias especiales de descanso son recomendables para quienes pasan largas jornadas en una misma posición sin demasiada oportunidad de tomarse un descanso o realizar algún ejercicio físico.

Ejercicios que las disminuyen:
- De pie, ponerse de puntillas y luego volver a la posición normal. Reiterar este ejercicio varias veces al día.

- Elevar el antepie manteniendo los talones en el suelo. Repetir esta práctica también varias veces al día.

- Subir y bajar escaleras de forma frecuente colabora mucho para prevenir su aparición o no acentuar más las que ya se tienen.

Recetas caseras para aliviar las várices:
Preparación 1:


- Hervir 100 gramos de tallo de cola de caballo en un litro de agua durante quince minutos.

- Colar la preparación y aplicar en forma de fomento frío sobre la piel dilatada.

Preparación 2:
- Hacer compresas con vinagre.

- Aplicarlas con agua fría por las noches, en el momento de acostarse.

Preparación 3:
- Mezclar un poco de agua con cuatro gotas de aceite esencial de romero o caléndula.

- Añadir dos cucharadas pequeñas de aceite de almendra.

- Añadir esta mezcla sobre la piel realizando masajes de abajo hacia arriba, suavemente.

Fuente: En Plenitud

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.