Cómo recibir el reconocimiento que mereces

|

¿Y cómo no vas a estar de mal humor? Tanto tiempo trabajando en el proyecto, pensando todas y cada una de las posibilidades, y ahora otra persona se ha llevado el crédito. Pero si el reconocimiento debía ser tuyo..., si ese puesto debía ser tuyo. ¿Qué has hecho mal?

Cuando llega el momento de un ascenso en la oficina, tu jefe organizará un ranking de posibles candidatos en su cabeza. Él pensará en todos los grandes momentos, en las mejores actuaciones de sus empleados, los highlights de sus carreras. Claro que si quieres obtener el ascenso, deberás haber grabado en la mente de tu jefe algunos momentos memorables. ¿Qué no lo has hecho? ¿Y eres el que más duro trabaja? Entonces es posible que no estés recibiendo el reconocimiento que mereces por tu trabajo.


Para ponerlo más en claro: eres quien asiste al delantero con un pase magistral, pero en definitiva el que hace el gol se lleva el 90% del crédito.

En consecuencia, ¿cómo hacer para ubicarte estratégicamente dentro de ese ranking de grandes momentos? A continuación, te ofrecemos los tipos para que todas las cámaras y los reflectores apunten en tu dirección (y justo en el momento que mejor estás haciendo tu trabajo).

Ofrece presentaciones cada vez que sea posible
Las personas no sólo recuerdan las grandes presentaciones y las ideas: también recuerdan a las personas que entregan el mensaje. Si otro sujeto se encarga de llevar tu mensaje, entonces éste tendrá tu crédito, y se estará robando la porción de atención que te corresponde.

En lugar de dejar el trabajo en manos de otra persona, aférrate a cada oportunidad de presentar tus ideas al management y hazlo por cuenta propia. Las personas recuerdan las buenas ideas y a sus portadores, así que debes estar listo para presentarte ante el directorio cada vez que tengas algo grandioso en mente. Esta técnica es realmente sencilla, y es una de las mejores formas de obtener el crédito por tu trabajo.

Envía reportes de estado con frecuencia
A la hora de incrementar tu visibilidad, el nombre del juego es repetición. Tu jefe está ocupado pensando en millones de prioridades, y tú no eres más que una de ellas. En vistas de ganarte un lugar en sus pensamientos, necesitas ocuparlos más a menudo.

Los directivos quieren saber que sus empleados están cumpliendo con el trabajo. Enviar reportes de estado en forma regular —incluso cuando no tengas nada verdaderamente importante que decir— te permitirá meterte en la mente de tu jefe, y crearte la imagen de un empleado efectivo, que lleva adelante sus tareas. Puede que parezca inútil o trivial, pero es realmente beneficioso en el largo plazo. Lo comprobarás cuando seas reconocido por tu trabajo.

Busca testimonios favorables
Nada puede dar crédito de cuán brillante ha sido tu última idea como un testimonio de un cliente o colega referente a tu pericia laboral. Piensa en el último avance (o trailer) de una película que hayas visto: los estudios hacen referencia una y otra vez a lo que los críticos y celebridades han dicho acerca de la película, lo que sin dudas ayuda a construir credibilidad.

Un testimonio positivo no sólo hará que los reflectores recaigan sobre tu figura, sino que también te harán lucir como una persona inteligente, capaz de hacer satisfacer las necesidades de sus clientes. Y si realmente quieres ponerle la frutilla al postre, haz que el testimonio escrito de tu cliente llegue directamente a tu jefe. A esta altura, seguro te habrás ganado una palmada en la espalda y una suba en tu salario.

Participa en proyectos exitosos
Definitivamente, tu manager no va a recordarte por todas las cosas que has hecho en la empresa. No obstante, él sí va a tener un registro de tus victorias más resonantes. De modo que si quieres estar presente en el ranking de highlights de la empresa, lo mejor que puedes hacer es participar en las grandes victorias.

Concentrarte en aquellos proyectos que podrás llevar adelante exitosamente ayudará a elevar los niveles de confianza que tu jefe tiene en ti. Progresivamente, esta confianza te ayudará a participar en proyectos más y más grandes, que te darán mayor exposición y reconocimiento.

Llénate de proyectos durante los períodos de revisión
Cuando llegue el período de revisión, piensa en tu jefe como el personaje protagonista de la película Memento: él difícilmente pueda recordar algo que haya ocurrido algunos minutos antes. Tu jefe está tan preocupado por cosas importantes —como pensar en su propio ascenso—, que raramente se ponga a pensar en lo que has hecho por la empresa.

El momento para trabajar en serio en vistas a obtener el reconocimiento necesario es antes del período de evaluación. Éste es el momento para embarcarte en cada proyecto visible sobre el que puedas poner las manos. No te preocupes, podrás volver a jugar en tu cubículo después de la revisión, pero de momento necesitas mantenerte completamente ocupado. Es tu trabajo forjar la imagen que quieres meter en la cabeza de tu jefe.

Mantente visiblemente ocupado
No es suficiente con sumarte a los proyectos, sino que necesitas ir un paso más allá y lucir ocupado. Cuando se encuentre escribiendo tu revisión, tu manager va a tomar los momentos más vívidos que tenga de tu rendimiento profesional, que por lo general coinciden con los momentos más recientes.

Claro que tú quieres que estos recuerdos te muestren llegando temprano a la oficina, yéndote en último lugar, y luciendo estresado y ocupado; incluso dispuesto a dar la vida por tu empleo. Es el momento de comer en tu escritorio, cubrir tu oficina de papeles, y recordar a todo el mundo lo ocupado que estás. Lucir atareado es tan importante como estarlo.

Fuente: En Plenitud

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.