Pagar con el teléfono será cada vez más común gracias a la tecnología NFC

|

Los teléfonos móviles serán en un futuro no lejano una forma de pago tan extendida como las tarjetas de crédito, señala Miguel Paredes, analista de ENTER (Centro de IE Business School para el Análisis de la Sociedad de la Información y las Telecomunicaciones) en un artículo reciente.

Esta forma de pago está ganando cada vez más terreno, y podría llegar a modificar la manera en que se realizan las compras y las ventas hasta convertirse en la "próxima revolución transaccional", afirma Paredes.


El teléfono móvil se convertirá en una 'nueva moneda' que funcionará gracias a una tecnología denominada Near Field Communication o "comunicación de campo cercano" (NFC).

Esta tecnología opera en la frecuencia de 13,56 megahercios, una franja donde no es necesario disponer de una licencia administrativa para usarla. Su alcance máximo es de unos 20 centímetros, por lo que sólo sirve para validaciones de gran cercanía. La comunicación entre dispositivos se realiza mediante el envío de una señal del dispositivo iniciador y una respuesta por parte del dispositivo de destino.

La tecnología NFC se parece a la tecnología bluetooth, pero tiene una ventaja con respecto a ésta: el menor tiempo de configuración. Así, mientras que dos dispositivos NFC se conectan inmediatamente, la conexión entre dos dispositivos con bluetooth requiere de una serie de acciones manuales.

Además, el uso de esta tecnología es muy sencillo: sólo hay que acercar la tarjeta o el dispositivo (por ejemplo, un teléfono móvil) con el chip NFC integrado a un lector, y no se requiere ninguna configuración previa ni pulsar ningún botón.

Beneficios para todas las partes
Según Miguel Paredes, las distintas partes implicadas en la compra-venta a través del teléfono móvil saldrían ganando con la expansión de esta nueva forma de transacciones.

Por un lado, en el caso de las operadoras de telefonía móvil, este servicio aumentaría el nivel de uso del teléfono y se convertiría en una forma de fidelización de la clientela. A las compañías de tarjetas de crédito, los teléfonos móviles les permitirían obtener una parte del mercado de pagos en efectivo, un mercado muy lucrativo.

En el caso de los fabricantes de teléfonos móviles, éstos necesitan estar constantemente añadiendo funcionalidades a sus dispositivos para vender más unidades, por lo que incorporar la tecnología NFC les permitirá seguir añadiendo servicios.

Los comerciantes y los establecimientos, por su parte, podrán acelerar el ciclo de pago sin tener que realizar costosos cambios de equipos. Y, finalmente, los consumidores ahorrarán el tiempo de espera haciendo colas para pagar, dado que las transacciones son mucho más rápidas con NFC.

El punto débil
El punto débil de la tecnología NFC es su vulnerabilidad, debida a que no utiliza ningún tipo de encriptación y, por tanto, los datos enviados desde un dispositivo a otro pueden ser espiados por un tercer dispositivo que se encuentre en el mismo rango de transmisión de los dos aparatos.

Así, por ejemplo, se podría instalar un dispositivo "espía" al lado de cualquier dispositivo que se utilice como receptor de señales (por ejemplo, el lector de una máquina dispensadora de bebidas) para registrar los datos de los teléfonos móviles que se utilicen para pagar (en este caso, las bebidas que se quieran consumir).

Sin embargo, Paredes opina que a medida que esta tecnología vaya madurando, se irán concibiendo soluciones a los problemas que vayan surgiendo, entre ellos, el del tema de la seguridad.

Fuente: La Flecha.net

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.