Todos tenemos las llaves de la caja de Pandora

|

Internet es un pozo sin fondo de sabiduría y conocimientos. Pero también de los peores comportamientos de la gente, de las más abyectas pasiones.

¿Qué se te pasa por la cabeza cuando piensas en pornografía infantil? ¿Mafias oscuras? ¿Quizás que es un mito? ¿Qué solo está al alcance de unos pocos pervertidos que conocen a otros que conocen a otros? Falso.

En programas que mucha gente usa, como es el caso del emule o del ares, se puede encontrar sin grandes esfuerzos material pedófilo, como bien quedó demostrado en una redada policial acaecida hace poco.
Hace un tiempo, buscando películas y cuentos para mi sobrina, un fichero de nombre extraño me inquietó. ¿Children sex? No puede ser. Será un reclamo para pornografía comercial. Pero si que lo era.
Ante esto me pregunto: ¿Estamos realmente a salvo? ¿Es seguro que nuestros niños naveguen por Internet? No lo es. No al menos sin estar un adulto presente.

Todos sabemos que Internet es una jungla incontrolable, en la cual pululan los animales más peligrosos de la creación, los seres humanos, capaces de las más grandes hazañas, pero también, y más a menudo, de las peores atrocidades.
En medio de la jungla se siente a salvo la calaña. Y por más esfuerzos que realice nuestra policía, es difícil ponerle coto. Internet son países abiertos, redes interconectadas, miles de millones de páginas y de ficheros conectados a través de programas de p2p. Aún con la colaboración de las policías del mundo a través de la INTERPOL, es imposible abarcar el conjunto.

No es solo las redes p2p. Existen páginas supuestamente legales que ofrecen material abominable e inmoral por un precio. Comics, dibujos, animaciones, relatos, etc.

La torre de Babel digitalizada. La nueva caja de Pandora.
Ante esto solo nos queda la precaución y el sentido común. En los medios se nos dice que protejamos a nuestros niños. Que dejarles navegar libremente por Internet y sin control es un error.
Espero que este breve artículo les haya dejado claro todo esto.
En la jungla de la vida, debemos proteger la inocencia de las generaciones siguientes.

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.