El arte de fumar

|

Desde 1492 proporcionan a los fumadores placer físico y espiritual. Los habanos cubanos son un producto de vanguardia mundial y también una excusa más para visitar la mayor de las Antillas.

Para construir una historia del tabaco vale remontarse hasta el segundo o el tercer milenio antes de Cristo. Se calcula que por entonces la planta llegó al archipiélago.
Para los pueblos originarios el tabaco era una medicina como así también un elemento con implicancias religiosas y políticas. A partir de la conquista de América y el choque de dos civilizaciones, se desencadenó en el Viejo Mundo la pasión por fumar y junto a ella sus consiguientes castigos.
El tabaco no estuvo exento de la explotación colonial y su elaboración, desde sus inicios, tuvo ciertos cuidados.

Al contrario de la producción azucarera llevada a cabo por esclavos el tabaco era producido por inmigrantes españoles oriundos de Islas Canarias puesto que, en palabras de Jose Marti, a la hoja “hay que tratarla como si fuera una delicada dama”.



En la actualidad la comercialización de los habanos cubanos está monopolizada por Habanos S.A., una iniciativa conformada por una empresa del Estado cubano y una compañía española. La denominación de Habano puede ser otorgada a todos los puros que en un ciento por ciento hayan sido cultivados y manufacturados en Cuba. Esto último es garantizado a través de un logo que adorna la presentación de las cajas.


La calidad y el prestigio mundial del habano radica en la conjunción de 4 factores: el suelo, las variedades del tipo de tabaco negro cubano, el clima y la sabiduría de los campesinos y torcedores cubanos. En diversas partes del mundo se ha intentado alcanzar la calidad del habano cultivando semillas de origen cubano pero nunca se ha tenido éxito.


Habanos S.A. impulsa año a año el festival del Habano donde se organizan diferentes actividades, entre las cuales se destaca una competencia internacional de catadores. Para 2008 el Festival va a llegar a su décima edición. A su vez Habanos S.A., mantiene un vínculo exclusivo con La Casa del Habano, una franquicia que se extiende en más de 100 países.
La Casa del Habano es el lugar ideal para el amante del tabaco. No sólo puede encontrar los mejores puros sino también los accesorios de las marcas más prestigiosas y abundante bibliografía sobre el mundo tabacalero.


Quien visite Cuba puede acercarse a La Casa del Habano en Calle Industria nº 520, La Habana Vieja. En la misma se puede adquirir una caja de Cohiba o de Montecristo, ideal para obsequiarse a uno mismo o a un ser querido.

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.