Liderazgo Femenino

|

En ningún país el Liderazgo Femenino se compara con el masculino. El empoderamiento y liderazgo femenino es vital para que los países alcancen el equilibrio económico y social.

La información disponible nos permite confirmar que la equidad de género y el incremento de la participación de la mujer en los ámbitos laborales, sociales y políticos es un requisito indispensable para empezar el extenso y arduo camino que nos transporte a minimizar los niveles de pobreza, que en muchos casos es consecuencia de la ignorancia, en parte producto de la discriminación e inequidad de género.

Para lograr el objetivo la responsabilidad gubernamental es sólo de un 50%; el otro 50% es obligación de la sociedad. Ambos sectores deben participar conexamente en el proceso de cambios.
Estos cambios deben ser en dos líneas:
Estructurales: Implican cambios en las estructuras jurídicas y económicas existentes.
Culturales: Implican cambios en la percepción ciudadana.
En ambos casos se debe originar en una actitud interna de hombres y mujeres decididos a luchar por un cambio y efectuarlo. El anonimato y la privacidad de la esfera en la que muchas mujeres pasan sus vidas relevadas a segundos planos es muy preocupante.
Su contribución a las empresas e instituciones a las que pertenecen son tan ignoradas, como los aportes a su país. El desempeño gerencial y ejecutivo de las mujeres quizás se traduce en pequeños salarios, pero en grandes avances para el país.
Hay investigaciones que muestran que, de alguna forma, las mujeres se encuentran más cómodas usando un modelo de liderazgo llamado transformacional, lo cual implica saber motivar más y mejor, saberse ganar la confianza de la gente y animar a sus subordinados a desarrollar su potencial. En cambio, los hombres suelen encajar con el estilo tradicional, más autocrático, y muy basado en recompensar el cumplimiento de objetivos y castigar su incumplimiento.

El liderazgo femenino radica en el empleo de las habilidades, de las capacidades, de los valores y de los haberes inherentes a las mujeres dentro de una organización empresarial. La mujer es capaz de retar cualquier desafío que se le plantee sin necesidad de cambiar su rol, sobre todo hoy, que se ha pronunciado, que ha conquistado libertad y se ha instruido para carear, cada vez más y con más ahínco, la vida social, el trabajo y la familia, sin olvidarse de sí misma. Por lo tanto, no se puede poner en duda la influencia que tiene la mujer en todos los aspectos de la sociedad actual.

Las innatas habilidades de inteligencia emocional que desarrollan las mujeres hace que desarrollen la cualidad del liderazgo.
Hoy en día las mujeres han dejando atrás su rol secundario y el mundo privado que las mantenía recluidas y alejadas del mundo público, ellas se están incorporando a la población económicamente activa, a la educación; están mejorando su calidad de vida, han aprendido a regular sus tiempos y momentos de maternidad; están disfrutando de su sexualidad, en definitiva están logrando un lugar de relevancia en la sociedad.
En esta situación, es indudable pensar que las mujeres influirán decisivamente en los diferentes ámbitos de la vida actual, en las relaciones afectivas, y en la vida familiar este siglo; cuando se habla de Liderazgo Femenino se hace referencia a la idea de que las Mujeres lideren a partir de su propia feminidad, es decir, la utilización de las características propias de las Mujeres para ejercer el liderazgo al interior de las organizaciones, entendiendo que éstas son su principal fortaleza.
Las cualidades innatas en una mujer como tener confianza en sí misma e iniciativa, capacidad de adaptación y flexibilidad, motivación e intuición, practicar una escucha activa y una buena empatía son los ingredientes básicos de nuestra Inteligencia Emocional.
El Liderazgo Femenino significa de algún modo humanizar las organizaciones con la experiencia del “mundo privado” en el “mundo público” del que habían sido excluidas y por ello comprender que esta realidad no es excluyente, sino, que debiera ser compatible, significa entender que el cambio es posible desde las Mujeres, pero también desde los varones que son concientes de esta problemática que ha mermado su rol en la familia al no permitir flexibilizar su rol en el mundo público.
El Liderazgo Femenino habla de establecer Puntos de Acuerdo en la familia para permitir el desarrollo integral de sus miembros.Todo parece indicar que estamos ante una nueva concepción del liderazgo, en la que la creatividad y la sensibilidad necesariamente están presentes, al igual que la comunicación; en un sistema de organización menos jerárquico, más horizontal, en el que la multilateralidad y la divergencia de perspectivas, pensamientos y sentimientos merecen total respeto.
Se trata de Humanizar las Relaciones: las personales, las profesionales, las comerciales, las políticas, las familiares, creando espacios para la opinión, la crítica, que propicien el encuentro en un ambiente amigable.

Fuente: Articulos Gratis

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.