Normas de etiqueta para usar Blackberry

|

En 1999, Research In Motion (RIM) introdujo en el mercado su primera versión del BlackBerry, llevando la comunicación inalámbrica a un nuevo e inexplorado territorio.

Pearl 8100, el prototipo avanzado de la familia BlackBerry del año 2007, es primer terminal de la compañía que dispone de cámara de fotos digital, funciones multimedia y ranura para tarjetas de memoria.

Esto lo acerca más a los teléfonos multimedia que a los terminales de ejecutivos. Pero la esencia de facilidad de uso, eficacia y sobre todo, espíritu Blackberry sigue impregnando el teléfono.


Con la grandilocuencia tecnológica vienen aparejadas algunas responsabilidades que el usuario debe aceptar y contraer, sobre todo cuando ese aparatito colorido y multifuncional comienza a sonar en el marco de un evento social.

A continuación, algunos consejos para tener en cuenta:
El uso de filtros es una estrategia sensata para mantener la cordura en lo referente a la recepción de e-mails. Redirigir algunos de ellos a otra casilla de correos —que puedas chequear a la mañana siguiente— y permitir que solo los mensajes que revistan carácter de emergencia lleguen a ti, te permitirá estar mucho más tranquilo en aquellos momentos en los que la atención debe estar puesta en disfrutar.

No a los auriculares (manos libres)
Utiliza el sentido común. Esto quiere decir que confiar en tus instintos y saber que hablar con un set montado de auriculares y micrófono no es algo muy impresionante, al menos que lleves un sobretodo negro largo, un arma de fuego y unas gafas Ray-ban.

Para aquellos que no somos agentes de los servicios secretos, emplear un dispositivo Bluetooth será algo más inteligente.

Sepárate un instante de tu BlackBerry
Como regla general, deja -no a la vista- tu BlackBerry en el auto (si lo dejas en una zona segura, claro está) cuando tengas una reunión con amigos o una cita romántica en un restaurante.

Crear sentimientos de rechazo al atender un llamado de la empresa no es lo más conveniente. Imagínate que estás en el medio de la conversación con alguien y decides ponerte a chequear los mensajes de texto, ¿cómo crees que se sentirá tu acompañante? ¿Lees los mensajes y escuchas al mismo tiempo?

Otra solución, para quienes no se pueden separar de su aparatito, es ocultarlo. Si no te parece conveniente dejarlo en el auto, entonces llévalo contigo pero en algún sitio donde no interfiera con lo que estás haciendo.

Ten en cuenta que se trata de un aparato de alta tecnología, y no de un accesorio de moda o un marcapasos sin el cual no puedes vivir. Esto nos lleva al próximo punto...

No hagas ostentación
Piensa un poco en la imagen de un ingeniero electrónico reconocido, que de pronto comienza a pasearse con una mini-computadora adosada a sus pantalones, haciendo alarde de ese sofisticado aparato que él y solo él tiene.

En primer lugar, esta persona debería avergonzarse. En segundo, pronto habrá muchos como él —con el mismo artefacto— pavoneándose por doquier y haciendo ostentación de algo que, para ese entonces, se habrá convertido en tendencia.

Teniendo en mente a este sujeto, ahora harás un esfuerzo consciente y pondrás a tu hermoso BlackBerry Pearl bajo la característica de vibrador. Asimismo, hazle un lugar en tu maleta o en otra parte en lugar de andar dejándolo sobre las mesas de los restaurantes y los escritorios.

Nada de textos durante la cena
Los mensajes de texto, por si hace falta decirlo, no son más apropiados que iniciar una conversación telefónica durante una cena u otro tipo de situación en la que interactúas con otras personas —y las otras personas lo hacen contigo—.

Por favor, no cometas el error de pensar que porque puedes presionar esos pequeños botones o usar esa nueva característica de scroll sin hacer ruido, no estás faltando el respeto.

Por el contrario, además de ser un mal usuario de BlackBerry, la mayoría de las personas lucen tontas sosteniendo sus pequeños dispositivos e intentando deletrear palabras y volviéndose locas para abreviar oraciones con ese pequeño cursor brillante.

Si el mensaje no puede esperar, entonces excúsate y dirígete hacia un lugar privado para tratar tus asuntos privados.

Volumen de timbre moderado
Procura que el timbre de tu BlackBerry esté lo suficientemente alto como para escucharlo, y lo suficientemente bajo como para no llamar la atención de todos en el restaurante —y evitar así que te miren con desdén—.

Pongamos por ejemplo a ese tipo que tiene por ringtone una canción digitalizada de Aerosmith, con el volumen puesto al máximo de lo que permite la configuración.

Como si esto no fuera demasiado malo, tiene la costumbre de revisar el caller id antes de atender —mientras el teléfono castiga los oídos de todos los presentes—.

Esta clase de sujetos, con frecuencia, son mirados por las personas más próximas como si tuvieran alguna clase de enfermedad contagiosa.

Los modales importan
La tecnología de la comunicación personal es, desde todos puntos de vista, una invención brillante y ha cambiado, sin lugar a dudas, la forma en que el mundo se comunica.

Sin embargo, que un aparato sofisticado como el BlackBerry ofrezca todo tipo de características multimedia, no significa que debamos estar obligados a usarlas en forma constante.

En general, a menos que seas el neurocirujano de guardia al que necesitan para efectuar un diagnóstico casi imposible, muy pocos mensajes y conversaciones son tan vitales como para interrumpir una reunión interpersonal.

Ahora que conoces el protocolo, vístete de etiqueta, y combina tu elegancia con la elegancia de la tecnología, y saca a relucir tus buenos modales.

Fuente: En Plenitud

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.