LA FE TRANSFORMA NUESTRO HOGAR

|

Debemos entender que todo lo que deseamos obtener en el plano natural, tenemos que conquistarlo primeramente en la dimensión espiritual, a través de la fe. Al hacerlo quedará asombrado de todo lo que puede lograr.

"Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos. Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía" Hebreos 11:1-3.


Todos tenemos que enfrentarnos al temor, cuya meta es sacarnos del propósito perfecto de Dios para nuestra vida y aún la de nuestra familia, pero la única manera de vencerlo es con la fe.

La fe viene de Dios y el temor viene de el adversario; la fe nos lleva al éxito, el temor conduce al fracaso, la fe produce un estado de ánimo positivo, el temor produce una estado de ánimo negativo; la fe nos hace vencedores, el temor conduce a la derrota; la fe trae gozo, el temor trae tristeza, el temor trae soledad, pero la fe produce compañerismo con Dios.

No podemos permitir pensamientos de temor hacia nuestra familia, hacia nuestro hogar. Esa misma fe que nos ha permitido ver milagros, es la misma que debemos utilizar para ver la trasformación en nuestro hogar.

El autor de Hebreos dijo: "…por la fe entendemos". Usted tiene que pedirle al Señor que abra su entendimiento para poder comprender que Él anhela bendecirle en todas las áreas de su vida. El secreto es que en cada bendición que Dios le dé, usted le dé la gloria solamente a Él. Nunca diga: "Lo logré con mis fuerzas, lo que me ha traído esta prosperidad es mi poder", porque de esa manera perderá la bendición. En todo dele la gloria a Dios.

Pídale a Dios entender, que a través de la fe usted puede tener el mejor hogar del mundo, no uno de apariencias sino uno genuino. Un hogar verdadero se obtiene cancelando argumentos. Cuando se cancelan argumentos, ya no hay barrera que distancie a las parejas. Hay una confianza plena, porque la vida conyugal se basa en una vida de confianza. A veces nosotros dejamos que el mismo sistema se encargue de separarnos: distintos automóviles, distintas cuentas bancarias, distintos trabajos, distintos espacios. Pero recordemos que la palabra "casados" significa "casa para dos". Algunos creen que el amor en el matrimonio dura poco tiempo. Pero, cuando el Señor reina en un hogar, cada día es nuevo y diferente. Hay una nueva bendición, hay una nueva unción, hay algo especial.

Hay tres columnas poderosas que me han ayudado a sostener el matrimonio y el ministerio: Una de ellas es la confianza de mi esposa. Siempre le digo al Señor que nunca quiero defraudar a la mujer que tuvo el valor de confiar en mí. Otra es la confianza del Señor. En un principio, cuando nadie creía en mí, el Señor sí lo hizo. La otra es la confianza de los hermanos de la iglesia, que también han creído en mí.

Todo ronda en la fe. Todo reside en la confianza. Esto nos ha ayudado siempre a alimentar el amor en nuestro matrimonio. Me enfoco siempre en sus virtudes, y no en los defectos. Esto ha ayudado a fortalecer nuestra relación. Por eso, nuestras hijas son seguras, porque ellas no ven peleas ni griteríos, sino armonía. Cuando nuestras hijas hacen algo incorrecto, nunca nos encendemos en ira contra ellas. Siempre hablamos y tratamos de hacerles entender. Cuando aplicamos un corrección, les explicamos el motivo, no lo hacemos con ira, siempre lo hacemos con un corazón sereno y con amor, porque uno no puede usar la disciplina para herir. Toda disciplina es para formar y para edificar, nunca para maltratar o destruir.

Cuando hay fe, el hogar marcha. Debemos creer que vamos a tener el mejor hogar del mundo, que nuestro matrimonio es para siempre, que nuestros hijos son una bendición. Si lo que usted hace en su hogar no tiene el ingrediente del amor, le es contado por pecado. Usted siempre debe hacerlo con amor, y nunca ver que lo que da a su cónyuge y a sus hijos es una carga, o una obligación. Cuando hace las cosas para su familia con amor y fe, Dios le bendice y le prospera. No confiese lo negativo, no hable aquello que le pueda dar argumentos al enemigo, por el contrario, cancele aquellas cosas adversas que han venido en su contra.

Pídale a Dios entender, que a través de la fe puede cambiar la vida de su hijo. Hoy, usted puede comenzar a pintar cuadros acerca de sus hijos. Ver sus vidas llenas de la presencia de Dios, ver sus corazones rendidos al Padre, ver sus actitudes reflejando las de Jesús. Comience hoy a declarar que cada uno de ellos cumplirá el propósito que Dios tiene para sus vidas.

Pídale a Dios entender, que su familia será salva. Cuando mi familia aún no conocía a Dios, pasé mucho tiempo en oración, identificando argumentos que les impedían que llegaran al conocimiento de la verdad. Y en la medida en que los fui cancelando, mi familia ha sido salva. Usted tiene que pedirle al Señor que le dé entendimiento para orar sabiendo que su familia será salva.

Visualice, hoy, a través de la fe, que su hogar es uno lleno de paz, de armonia, de respeto. Comience a declarar que en él mora la presencia de Dios y que donde está la presencia de Dios, no hay necesidad de ninguna cosa. El Padre le ama y anhela que usted, a través de la fe, tenga un hogar de excelencia.

Fuente: Roberto visita mi Blog en: http/tommisoftware.blogspirit.com

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.