Células de cerdo para tratar a los pacientes de diabetes

|

Unos investigadores australianos han empezado a inyectar células productoras de insulina extraídas de cerdos sanos en personas con diabetes de tipo 1, en intento por curar la enfermedad.

Lo que resulta crucial es que los científicos afirman haber eliminado el riesgo de infección de los transplantes de animales. Las células transplantadas se introducen en un gel poroso que las protege de los ataques de la mayoría de los sistemas inmunes del anfitrión, con lo que se evita tener que utilizar medicación inmuno-supresora peligrosa.



Estas pruebas están precedidas por unos tests preliminares durante los que dos voluntarios con diabetes de tipo 1, una enfermedad autoinmune que da como resultado la destrucción de las células productoras de insulina en el páncreas. La insulina es vital para controlar los niveles de azúcar de la sangre, y los pacientes que sufren esta enfermedad a menudo se enfrentan a toda una vida de inyecciones de insulina para prevenir subidas de los niveles de glucosa en la sangre que puedan resultar mortales. Los voluntarios demostraron conseguir una independencia de la insulina durante varios meses al ser tratados con esta técnica, según el director del proyecto Robert Elliott, cofundador y director médico de Living Cell Technologies. Los tests preliminares también se llevaron a cabo en primates, que no sufrieron efectos secundarios a partir del tratamiento.

“Durante los tests preliminares logramos demostrar que existen unos claros beneficios y un riesgo de muy pequeñas proporciones,” afirma Elliot. “Por tanto hemos logrado demostrar que debemos seguir adelante con esta prueba clínica a gran escala.” Los resultados preliminares se incluyeron en un informe durante la reunión anual de la Sociedad Internacional de Terapia de Células en mayo de este año.

Esta técnica radical será puesta a prueba en 18 voluntarios a lo largo de un estudio clínico de mayor tamaño que tendrá lugar en Rusia y Nueva Zelanda, puesto que en Australia existe una moratoria sobre los xenotransplantes—aunque va a ser revisada más adelante durante este año.

Los voluntarios en Nueva Zelanda empezaron a recibir las células porcinas encapsuladas en el abdomen durante esta semana, en un “procedimiento simple” llevado a cabo bajo anestesia local, señala Elliot. Todos los voluntarios padecen diabetes de tipo 1.

Los investigadores australianos están incluyendo a propósito en el estudio a algunos pacientes con diabetes inestable, cuya enfermedad apenas puede ser controlada por los tratamientos de insulina. Después de un periodo de evaluación inicial de dos meses, los voluntarios seguirán siendo vigilados durante meses o años. Si los transplantes tienen éxito, los investigadores esperan que los sujetos puedan dejar de utilizar las inyecciones de insulina.

Fuente: Technology Review

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.