Al menos 140 muertos y 32 desaparecidos por las inundaciones en Filipinas

|

Manila.- Los equipos de rescate luchan hoy por llevar ayuda al casi medio millón de afectados por la tormenta tropical "Ketsana" en el tercio norte de Filipinas, donde han muerto al menos 140 personas y otras 32 continúan desaparecidas.

Un total de 15 cadáveres permanecen sin identificar y la cifra definitiva de muertos probablemente raye los 200, según el Consejo Nacional para Coordinación de Desastres, la agencia que preside el ministro de Defensa, Gilberto Teodoro, y que se encarga de canalizar toda la información oficial sobre las inundaciones.


El número de desplazados ha crecido hasta las 451.000 personas, de las que 115.990 se encuentran acogidas en 205 centros de evacuación habilitados por las autoridades.

Hay filipinos que vivieron todo el fin de semana subidos en el techo de sus viviendas casi completamente sumergidas a la espera de que apareciese ayuda.

Los equipos de rescate tienen como prioridad alcanzar a esa gente e impedir que las zonas anegadas se conviertan en caldo de cultiva de enfermedades como el cólera o el dengue, explicó el ministro Teodoro.

Participan en las operaciones de salvamento cinco compañías filipinas, además de 22 militares y un helicóptero estadounidenses, más de 200 vehículos entre camiones, ambulancias, furgonetas y automóviles, ocho buques y 59 zodiac que surcan algunas barriadas como si fuesen los canales venecianos, por la cantidad de agua caída.

En menos de doce horas, "Ketsana" dejó caer un volumen de lluvia muy superior a la media mensual en esta época del año y batió el anterior récord, de 1967.

Manila y 25 provincias de la isla de Luzon han sido declarados estado de catástrofe por el Gobierno.

Las imágenes televisadas muestran decenas de filipinos desplazándose en botes de plástico o improvisadas balsas, entre coches abandonados y sumergidos, habitantes con el agua hasta el cuello, otros cruzan pasos de peatones con el agua por las rodillas.

Se han abierto y se anuncian al menos una docena de cuentas bancarias o teléfonos para recibir donaciones, algunos de las empresas más conocidas ya han anunciado contribuciones, y los hay que piden auxilio al "hermano americano" y dibujan un panorama aproximado a la de "Katrina" en Estados Unidos.

Aunque la situación mejoró algo hoy, con el alejamiento de "Ketsana", el cese momentáneo de las precipitaciones y el descenso de los niveles de agua, una depresión tropical y un sistema de baja presión se encaminan al archipiélago filipino desde el Pacífico.

"Es muy posible que uno aumente de intensidad y se transforme en tifón", advirtió el meteorólogo Nathaniel Cruz, de la Administración de Servicios Atmosféricos, Geofísicos y Astronómicos (Pagasa).

Ambos fenómenos atmosféricos tienen previsto tocar tierra pasadas 48 horas, si es que corrientes de aire impredecibles en estos momentos no los desvían hacia Taiwán.

Todavía es pronto para calcular las pérdidas económicas por los daños del aguacero, pero la declaración del estado de catástrofe permitirá echar mano de las arcas estatales para financiar la labor de reconstrucción y las tareas de limpieza.

De momento, las autoridades estiman los daños totales en 109,1 millones de pesos (2,29 millones de dólares o 1,57 millones de euros), de los que la mayor parte son en infraestructuras.

"Ketsana", de nombre local "Ondoy", tocó tierra en Filipinas la madrugada del sábado con vientos superiores a los cien kilómetros por hora y ha abandonado el archipiélago por el Mar de la China Meridional.

Las autoridades vietnamitas han alertado a la población del peligro que se aproxima y que llegará en dos días al país, cuando en la región central todavía no se han recuperado de otras inundaciones que han matado a 17 personas y han dejado seis desaparecidos.

Tanto en Filipinas como en Vietnam, numerosas personas mueren todos los años durante la estación lluviosa por catástrofes naturales.

Fuente: EFE

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.