Ropa energética

|

Un grupo de científicos del Instituto de Tecnología de Georgia, en los Estados Unidos, está trabajando en un sistema para fabricar tejidos que generen electricidad al ser estirados, friccionados o, simplemente, movidos por el viento. La energía generada podría nutrir a aparatos de telefonía móvil y a MP3.

Esta noticia parece de ciencia ficción, sin embargo es cierta y probablemente algún día la ropa fabricada con tejidos tecnológicos esté en las tiendas de moda y al usarla producirá energía suficiente para recargar, por ejemplo, un reproductor de música o un teléfono móvil.


El estudio de este nuevo generador de energía fue publicado en la última edición de la revista Nature y se basa en el llamado efecto piezoléctrico, por el cual, por ejemplo, al colocarnos ropa de lana se nos erizan lo cabellos.

Este efecto era conocido ya en el siglo XIX pero actualmente está siendo redescubierto y utilizado en numerosos proyectos para generar energías limpias. Así, por ejemplo, los ferrocarriles japoneses están investigando con alfombrillas que transforman la presión de las pisadas de los millones de viajeros que circulan en ellos por estaciones y andenes en electricidad utilizable.

La revista Nature explica que el equipo del Instituto de Tecnología de Georgia, liderado por el profesor Zhong Lin Wang, cubrió fibras de tejido con nanocables de óxido de zinc que son 1.800 veces más finos que un cabello humano. Luego alternaron estas fibras con otras recubiertas de oro y la fricción de unas fibras contra otras genera una carga piezoléctrica que es captada por las fibras cubiertas de oro y trasladada a un circuito.

El equipo del profesor Zhong Lin Wang calcula que un metro cuadrado de este material puede generar unos 80 miliwatios de electricidad, lo que es suficiente para recargar un aparato electrónico pequeño como un reproductor de MP3 o un teléfono móvil.

En el futuro la ropa fabricada con este material no sería más pesada que las prendas habituales y para generar la energía no hará falta hacer nada en especial, sino, sencillamente llevarla, movernos y respirar.

A su vez, este tipo de telas podría utilizarse en la fabricación de cortinas o estructuras como tiendas de campaña y así generar electricidad al captar el movimiento del viento o la vibración del sonido.

Aún no se han confeccionado artículos con este tejido y se cree que la ropa cubierta con nanocables tardará aún algún tiempo en aparecer en el mercado. “Harán falta cinco años o más” reconoció a la agencia EFE el profesor Wang. Pero cuando se venda en las tiendas ya no tendremos excusas para decir que se nos ha agotado la batería de nuestro móvil.

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.