Así de contundente, así de excluyente: Dios nos ha hecho racionales.

|

Sempiterno argumento sobre el conocimiento de Dios: que nuestros conceptos de Dios son humanos; que Dios escapa de nuestra inteligencia; que Dios no cabe en nuestros criterios racionales; que los que fallamos somos nosotros al interpretarlo...

O también: que existe otro tipo de conocimiento, no el racional, sino el "vivencial", el que nos procura la verdadera "sabiduría"...


Las respuestas podrían ser variadas, aunque con seguridad ninguna les convencería. La más contundente es la que sigue su mismo razonamiento, la que utiliza sus mismos "conceptos vivenciales" sobre Dios: ¿qué clase de hombres ha supuestamente creado Dios, racionales, que les dota de una capacidad que no tienen los animales, la capacidad de entender las cosas por medio de la razón, pero tienen que ser irracionales en lo que a él se refiere?

Y por otra parte, si el hombre no puede entender a Dios ¿por qué le revela "cosas" para que jamás las entienda, debiendo interpretarlas sólo aquellos que estudian teología?

¿Por qué el hombre, en los asuntos de fe, ha de desprenderse de lo más específicamente humano, su capacidad de razonar? ¿Por qué unas verdades se deben entender al pie de la letra y otras no?

De nuevo se revuelven, defendiéndose con argucias como esta aceptación y conocimiento de Dios me satisface a mí, llena mi vida...

¿Para qué seguir? Jamás se podrá sacar de la tozudez ignorante a un crédulo.

Es la elección entre la comodidad conformista y la inquietud del que busca.

O la necesidad de una espada como la de Alejandro que corte el nudo gordiano que "religa" la credulidad –ésta es la verdadera religión humana- con la ignorancia consentida.

Fuente: Periodista Digital.com

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.