Cristianismo humano u homicida

|

El modelo de vida de perfección que ofrece la Iglesia se concreta en la "vida religiosa". Dicen que la santidad hay que buscarla, cada uno, en la misma profesión que se ejerce y en el modo de vida elegido, pero a fin de cuentas, cuando hablan de algo excelso, perfecto, digno de abrazar, se refieren a la "vida religiosa".

Es una interpretación sesgada y parcial de aquel "si quieres ser perfecto", interpretado de tal manera en unos siglos concretos y que, por inercia, la Iglesia no ha hecho sino fomentar y mantener.


Sin embargo, lo que reluce es otra cosa. Porque también las cosas hay que verlas con "ojos de hombre". Y lo que aparece de manera patente es la cruel condición que encierra la vida diaria de las congregaciones católicas.

Todas sus “órdenes” y “congregaciones” funcionan como sectas y como tales debieran ser proscritas: mantienen esclavizada la mente de sus integrantes; el adoctrinamiento, unido a lo que entienden por obediencia, es un verdadero "lavado de cerebro" y, como tal, denunciable.
Las condiciones de vida, en algunas congregaciones, son de verdadera miseria personal, no tanto material, que a veces también lo es en el aspecto de atención "propia" a la salud, cuanto "vivencial".

Nada ilegal, porque es algo "aceptado voluntariamente", pero... La práctica de la obediencia degenera en una negación de la libertad; se han dado casos de auténtica coacción cuando el sujeto ha manifestado deseos de abandonar esa vida, algo también punible pero difícilmente demostrable; las donaciones que reciben no se destinan al fin explícito de quien las hace y eso es un delito de fraude, estafa, robo o malversación; la convivencia, si bien no es denunciable porque sus normas se aceptan voluntariamente, es psicológicamente degradante...

Algunas "constituciones" deberían ser revisadas, por contener doctrina antinatural, antidemocrática y las más de las veces tintadas de fascismo.

Fuente: Periodista Digital

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.