Los tópicos de Jesús y Cía

|

Son ya tópicas las denuncias, pero es preciso repetirlas. Ese Jesús, en el que supuestamente creen, denunció situaciones a todas luces y para cualquier razonante injustas o degradantes:

--la aristocracia sacerdotal de su tiempo,

--la voracidad de la jerarquía por el diezmo y no por la justicia,

--la preocupación por los actos externos,

--la postura inflexible en ritos y moral de los fariseos,


--la tiranía acomodaticia de un mindundi como Herodes,

--la opresión no excesivamente reseñada de los romanos que provocó la rebelión de los exaltados.

Denunció también a los que atosigaban a los demás con gabelas para vivir ellos despegados, a los maestros de nada, a los que amontonaban tesoros...

No hacía falta ser “Jesús” para darse cuenta de todas esas lacras sociales y denunciarlas, aunque sí tener mucho valor para ello.

Los jerarcas de hoy día se proclaman seguidores o representantes de Jesús.

¿Sí?

Ya no son ni denunciadores de la injusticia ni constructores del “reino” y cuando lo hacen su palabra suena hueca.

Se han construido, hacia fuera, otro reino, el del asentamiento en rutinas diarias, el de la seguridad de las nimiedades, el del rito basado en “confesonario, misa y sermón”, sin fuerza alguna ni personal ni social para colaborar en la transformación del mundo.

Lo curioso es que se rebelan contra eso mismo y surgen como vahídos de espiritualidad regeneracionista y piden vida espiritual y vida interior y amor y... ¿qué más?. Con la estructura actual, imposible.

Fuente: Periodista Digital.com

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.