Quizá sea otro amor

|

No hay que hacer apartados en las religiones como si unas cosas no fueran con otras.

Ser religioso es creer en Dios; ser cristiano es tener como mandamiento principal el amor.

¿Por qué luego se olvidan de Dios para hacer de la religión una mixtura, un conglomerado variopinto y una mezcla rara y vital de sentimientos y asentimientos a Cristos hermanos y Vírgenes madres, tantos y tantas cuantos rincones geográficos existen? ¿Por qué –y esto es más grave— se olvidan del amor, lo mixtifican y permiten...?


Sí, permiten, como modelo de perfección
a) Tener al propio cuerpo enrabietado;
b) proponer el sufrimiento como vía;
c) ver el asesinato del propio hijo como normal (Isaac, Cristo);
d) consentir odios contra los que no creen lo mismo;
e) tener como compañera de "camino" la "santa ira";
f) tener siempre a la vista como modelo un crucificado;
g) aceptar y admitir como algo natural que exista un tormento eterno;
h) ponerle excepciones al amor, como tener que obedecer “perinde ac cadaver”,
i) estar por principio conforme o estar sometido por votos,
j) por último, que el amor más sublime vaya dirigido hacia espíritus.

Quizá se trate de otro amor y no el amor que todos entendemos hecho de respeto, admiración, compasión, amabilidad, humanidad y confianza. Me contestarán, sí, que este amor también lo predica la religión. Cierto. ¿Pero la letanía anterior existe o no existe? ¿No es todavía y ha sido todo eso modelo histórico de perfección y santidad?

Fuente: Periodista Digital.com

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.