Una capa de metal que se repara a sí misma

|

El objetivo de las capas de pintura auto-reparables y los materiales de polímero es la creación de aviones, coches y barcos que no se corroan. Un equipo de investigadores del Instituto Fraunhofer para la Manufactura, Ingeniería y Automatización de Stuttgart, Alemania, acaba de crear una capa de metal que podría ser capaz de repararse por sí misma después de sufrir daños sustanciales.

Este metal auto-reparable se puede electroplatear, lo que abre la vía hacia aplicaciones dentro de la construcción, la fabricación de coches, y otras industrias que utilizan manufacturan máquinas de acero. (Tuercas y tornillos hechos de acero, que son susceptibles a la corrosión, ya se electroplatean con metales antioxidantes tales como el zinc y el cromo.)



Esta nueva capa tiene un grosor aproximado de 15 micrómetros y contiene cápsulas de polímero de unos cuantos cientos de nanómetros de diámetro. Cuando la placa se araña, las cápsulas deberían explotar y liberar sus contenidos—que podrían ser un polímero capaz de sellar la raja, o líquidos que eviten la corrosión.

Hasta ahora, los investigadores han creado cubiertas de nanocápsulas de metales o aleaciones como el cobre, el zinc y el níquel. En principio, debería ser posible fabricarlas a partir de cualquier metal que pueda ser electroplateado, afirma Harald Holeczek, investigador de Fraunhofer que formó parte del estudio.

Aunque Holeczek y sus colegas no han demostrado aún las propiedades auto-reparadoras de material, sólo el hecho de incorporar nanocápsulas llenas de líquido dentro de las capas electroplateadas ya es algo significativo, afirma Michael Kessler, profesor de ciencia de los materiales e ingeniería en la Universidad del Estado de Iowa. “Esta es la primera capa auto-reparadora que puede ser electroplateada,” afirma. “La ventaja reside en que el electroplateado se usa ampliamente en los procesos industriales.”

El líquido dentro de las nanocápsulas se puede utilizar para una serie distinta de propósitos. Por ejemplo, las nanocápsulas en la chapa de los cojinetes de bolas se podrían rellenar con aceites minerales para que los cojinetes tuvieran su propia lubricación.
Si se usaran cápsulas con líquidos de colores o aceites aromáticos, los trozos de metal podrían cambiar de color o liberar un olor al recibir un golpe. Mejor aún, en una capa de metal se podría incorporar una combinación de cápsulas distintas, afirma Holeczek.
Por ejemplo, quizá fuera posible utilizar color o aromas en la capa superior para señalar el daño y utilizar algún agente inhibidor en la capa más profunda para prevenir daños graves.

Fuente: Technology Review

ARTICULOS ANTERIORES:

 

©2010 Genera tu Ingreso | Diseño de Luis Santos *Cel.: (809) 517-1725 * Para:Genera tu Ingreso *San Fco. de Macorís, Rep. Dom.